Para Pensar

NOS AUSPICIAN

Sólo habrá paralización económica si no quitan el pie de encima.

Quien pretenda invertir capitales en nuestro pobre país o esté obligado a proseguir administrando una empresa cuyo objeto social sea lícito y honesto, deberán asumir el entorno económico, social, jurídico y político que nos rodea.           

Por ahora, eso es inevitable, aunque no sabemos qué nos deparará el futuro.

Sin embargo, es muy probable que después de un colapso de la actividad económica post cuarentena, podamos ver y participar del Renacimiento de la Argentina que soñaron los padres fundadores y realizaron la riada de inmigrantes de los cuales descendemos.  

El presunto inversor o el gestor de empresa ya instalada, tendrán que enfrentar la actividad económica normal de su negocio como si fuese la batalla del cerco descripta por Carl von Clausewitz en su manual sobre “La Guerra y estrategia militar”, consistente en el asedio o sitio de un ejército invasor sobre la propia fortaleza o plaza.

La defensa de la empresa y la preservación de los puestos de trabajo corren serio riesgo de sucumbir frente al asedio de los funcionarios políticos del Estado, que la rodearán con leyes injustas, impuestos desorbitados y políticas desacertadas.

La batalla del cerco contra las empresas requiere en los defensores -que vayan a ser rodeados- un conjunto de dotes excepcionales que no se aprenden en ninguna Escuela de negocios del país ni en las mejores universidades del mundo.

Los emprendedores no podrán resistir mucho tiempo si no cuentan con agallas, ingenio inusual, inteligencia excepcional, conducta heroica, voluntad de acero, dominio de las emociones y una sutil intuición que anticipe las intenciones del enemigo.

El combate va a ser agotador, pero la victoria es posible, aunque no se mida por la derrota del adversario sino por la capacidad de subsistencia de la propia empresa.  

Aquí presentamos un cuadro de cómo se presenta hoy en día, el entorno que acorrala las empresas y cuyos titulares, dueños, CEO o directores ejecutivos deberán dominar para subsistir con honra y dignidad.

No sólo es deseable sino muy probable aventar estas malas condiciones institucionales. Sólo se requiere un esfuerzo de inteligencia y una decisión política, porque la capacidad de financiar el Renacimiento Argentino está intacta y latente en el “pulmón y corazón extracorpóreos” ubicados en la enorme masa de ahorro que se refugia en las tenencias individuales y colectivas de dólares privados. Somos el único país de la tierra que posee un Fondo de Recuperación Económica en manos privadas y no en las garras del Estado por más de u$s 350.000 millones, de los cuales u$s 175.000 millones son billetes que están en el país en cajas de seguridad extrabancarias, escondites privados y cofres de dinero.

Sería interesante que cada lector, involucrado en defensa de la Libertad, examine y se responda sobre si aprueba o critica el esquema que presentamos, porque éste es el extorsivo entorno social-económico-jurídico que los políticos nos han impuesto actualmente y donde  debemos desenvolvernos. Y luego actúe en consecuencia….salvo que quiera desertar, abandonar la lucha, rendirse al enemigo o dedicarse a la política.                     
POSTDATA FUERA DE CONTEXTO:
BATALLA POLÍTICA PARA “DOBLEGAR AL MERCADO”
Y CONTRAOFENSIVA PARA ROMPER   EL CERCO.
 
Aunque no las compartamos, hay estrategias de sobrevivencia para lograr la ruptura de un asedio en diversos puntos del cerco. Han sido elaboradas por los grandes estrategas militares: Carl von Clausewitz, Helmuth von Moltke y Basil Liddell Hard.

Consisten en vulnerar los flancos más débiles del cerco, en lugares donde el atacante no tenga espaldas de profundidad, no pueda levantar obstáculos regulatorios, carezca de medios para obturar la brecha o vea resquebrajada la disciplina de su propia tropa por la inmoralidad intrínseca del cerco.
 
En materia bélica, el instinto de sobrevivencia ha aprendido a romper los cercos utilizando en esos puntos débiles, poderosas armas como lo fueron -en la IIª guerra mundial-  los famosos cañones Flax88 alemán, el ZIS30 ruso o el M10 norteamericano. 
           
Sin embargo, materia económica, las armas para perforar el cerco son otras: el trabajo en negro, la evasión impositiva, la venta al contado sin factura, el sidi barrani, el ocultamiento de stocks, el extraperlo y la dolarización no-bancarizada.  Así fue, así es y así seguirá siendo el comportamiento de los afectados por asedios políticos, recordando de paso, que en la historia de la humanidad, un paquete de Lucky Strike,Phillips Morris o cigarrillos Camel fueron valiosa moneda  para comprar alimentos y preservar el valor adquisitivo del dinero.  
           
Ahora bien, la estrategia operacional para romper el cerco que los políticos han establecido para “doblegar el mercado”, se empeña una lucha político-cultural que generalmente sigue alguno de estos principios tácticos:
           
1° REGLA DE RENDIMIENTO: consiste en no pretender destruir al gobierno, sino proponerse el logro de un armisticio victorioso y conseguir condiciones más estables y favorables que al comienzo del conflicto.
           
2° REGLA DE CONTRAOFENSIVA: consiste en iniciar una contraofensiva cuando la clase política enajenada pierda la confianza popular y carezca de posibilidades de éxito, ocasionándole mayores debilidades y haciendo que incremente sus errores tácticos.
           
3° REGLA DE ELUSIÓN: consiste en eludir los puntos fuertes de un gobierno expoliador, salvo que se posea una excepcional superioridad, empeñando la ofensiva por la libertad sólo en puntos débiles y aprovechando espacios que los funcionarios consideren inesperados o menos probables.
           
4° REGLA DE DISTRACCION: consiste en hacer operaciones de distracción y dispersión de las áreas gubernamentales que quieren cazarnos en la jaula fiscal, llevándolas a un estado de inferioridad psicológica para que bajen la guardia y descuiden sus defensas.
           
5° REGLA DE AFERRAMIENTO: consiste en aferrarse al terreno para bloquear el avance de nuevos proyectos impositivos capaces de ser empleadas por el poder político en la lucha contra la población en rebeldía.
           
La batalla del cerco para “doblegar los mercados”, que ha dispuesto entablar una clase política desubicada de la realidad, es vital y no una mera cuestión baladí.
           
Es la lucha suprema por el Orden, la Libertad y la Justicia. También es la defensa de la dignidad humana y su destino trascendente.
           
Como decía Lord Acton (1834-1902) : “El anhelo de libertad es un deseo contagioso que explica el devenir de la historia humana y que reconcilia las creencias religiosas con las ideas agnósticas. Los seres humanos que poseen una voluntad y una conciencia libres, son responsables de sus decisiones y saben que nunca jamás puede justificarse una conducta inmoral ni por el éxito ni por razones políticas del Gobierno. En estos días de desolación, la esperanza humana radica en la certeza de que al final y pese a nuestras cobardías, errores y traiciones,  la idea  de la LIBERTAD no se perderá  nunca. Porque es la Ley natural inscripta por Dios en Tablas de inmortalidad en lo más íntimo de nuestras conciencias”. Hoy como siempre, es la misma opción: “Sociedad libre o Estado servil”

Informes anteriores