Para Pensar

NOS AUSPICIAN

Rosario, un nuevo concepto urbano

La pandemia trajo cambios de hábitos en la sociedad, mientras que algunos de ellos se mantendrán en el tiempo, otros difícilmente perduren con los años. La realidad actual indica que la fisonomía del consumo se transformó radicalmente, la gente ya no se traslada al centro de la ciudad para realizar sus actividades y compras habituales. Por otra parte, los negocios de cercanía en los barrios, sumado a las compras online han visto cómo crecieron sus ventas durante el 2020.

El último relevamiento realizado por el Colegio de Corredores Inmobiliarios Segunda Circunscripción (COCIR), junto a la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y la Secretaría de Desarrollo Económico y Empleo de la Municipalidad de Rosario, fue testigo de ello. El estudio reveló que la menor vacancia de locales comerciales de las principales zonas de la ciudad, se daba en los Centros Comerciales a cielo abierto. Los locales ubicados en barrios como Tiro Suizo, Mendoza Oeste, Empalme Graneros y Echesortu reflejaron una mayor actividad comercial que el microcentro de la ciudad.
 
En diálogo con la Secretaria de Planeamiento, la arquitecta Agustina Gonzalez Cid aseguro que “el Covid19 cambio muchas costumbres aunque ya en tiempos de pre pandemia, desde la planificación urbana de la ciudad ya se había empezado a trabajar en modelos de ciudad sustentable. Principalmente, a través del estímulo en el uso de la bicicleta o transporte público por encima del automóvil, aplicado para la vida cotidiana ya sea en el trabajo, estudio, esparcimiento o consumo. Desde la llegada de la pandemia, esos cambios se profundizaron radicalmente, ahora la gente se desplaza menos, ahorrando tiempo, consumiendo en las cercanías y trabajando desde su casa. Cada vez más empresas utilizan un uso mixto entre homeoffice y presencialidad. La ciudad se plantea desde la cercanía de los hogares y es allí donde el modelo de ciudad de 15 minutos cobra valor.  Una ciudad donde las personas puedan desarrollar su vida diaria a 15 minutos caminando o en bicicleta de su casa. Desde el Código urbano de la ciudad se empezó a contribuir en ese modelo urbanístico, la primera ordenanza aprobada recientemente hace referencia a la posibilidad de sacar el máximo provecho de un lote, permitiendo una mayor altura en la planta baja. Al permitir más altura en planta baja sin restar metros cuadrados a construir, ni quitarle un piso, logramos que esas modificaciones sirvan para poder tener una mayor cantidad de usos. Al poder cumplimentar con mas diversidad de alternativas (posibilidad de habilitar diferentes rubros), se apunta a ese modelo de ciudad de 15 minutos, a través de comercios como bares, gimnasio y oficinas que cambien la impronta y fisonomía visual del entorno”.
 
En referencia a la vacancia de oficinas, la Secretaria de Planeamiento afirmó que “estamos pensando sobre todo en aquellos metros que estaban sin ser utilizados, lo venimos analizando desde hace bastante tiempo, principalmente en aquellas oficinas desocupadas del microcentro. Pensando también en cómo articular políticas que permitan reconvertir esos espacios, mientras que de forma simultánea, tiene que existir una gestión y voluntad del privado para poder llevarlo adelante. De este modo, el estado municipal puede contribuir a partir de eventuales convenios para que se puedan aplicar y evitar que continúen vacíos. Para que se puedan dar este tipo de reconversiones, es fundamental que exista el compromiso específico por parte de los privados. En estos momentos estamos trabajando en un paquete de normativas, en acciones que estén vinculadas a la gente que trabaja y vive en la misma zona centrica. Antes la gente que iba a los bancos, concurría al centro, en la actualidad ya casi nadie va al banco y de tener que hacerlo lo realiza en aquella sucursal de cercanía o bien por homebanking. La dinámica que se venía generando en torno al centro ya se encontraba deteriorada al igual que todas las grandes urbes. La realidad indica que el público que antes iba cambió sus hábitos, queremos lograr que la gente vaya a vivir allí. Para reconvertirlo necesitamos que la gente pasee, que haga sus compras, que se mueva dentro del radio céntrico. Para ello es necesario reconvertir al área central y que la persona que tenga la posibilidad de elegir, pueda vivir allí, de esta forma se da uno de los mecanismos que permiten cambiar la impronta del entorno”.

El censo realizado por COCIR, la UNR y la Municipalidad de Rosario, evidenció la problemática de las galerías comerciales, con una tasa de desocupación del 22,3%. A raíz del estudio, en estos momentos se encuentra en el Concejo un proyecto de ordenanza presentado por un concejal para revitalizar una emblemática galería de la peatonal San Martín. Para la arquitecta Gonzalez Cid, “las galerías comerciales, son un amplio atractivo para la ciudad, el sistema de galerías se superponen a las grillas de la ciudad, es muy enriquecedor. Algunas de ellas realizan una trama interna que acompaña a  la manzana. La falta de público en el centro hace que hayan perdido flujo de gente. Si lográramos que la gente vuelva al centro, la posibilidad de usos múltiples que tienen estos espacios son con un potencial enorme, sin olvidar también en aquellos días de lluvia o de calor donde la gente atravesaba de forma peatonal las galerías de forma habitual”
 

Para finalizar, y para encontrar soluciones y acciones que también permitan revitalizar la zona céntrica agregó que “es importante que los inversores privados continúen apostando al centro, cumplen un rol fundamental para transformar determinadas zonas”. 

Informes anteriores