Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

TRES CAMPAÑAS Y UNA DIRECCIÓN

Actividades de cierre de año, balances que dan en verde o rojo, según las decisiones tomadas, según la dirección de los acontecimientos, y un mercado que sigue en movimiento, marcando los últimos pulsos de la 20/21, mostrando el avance de la 21/22 y dejando ver los primeros latidos de la 22/23. Veamos la dirección de los precios, y avancemos en la comercialización de las tres campañas.

 
  • Cierre de la 20/21: Cero saldos de trigo viejo, menos de 5 millones de toneladas de maíz y apenas más de 8 millones de toneladas de soja, es lo que resta liquidar de la 20/21, a dos semanas de terminar el año. No solo importan los precios a los que pueda liquidarse este saldo de mercadería física, sino también la brecha cambiaria, que por estos días se redujo de 101% a 94%, lo que permite mayor rendimiento de las liquidaciones que se ejecuten. En los gráficos vemos el recorrido de los precios de estos futuros, en maíz y soja, que representan las fechas de vencimiento de la campaña 20/21. Diciembre en maíz, cerrando a U$S 218/TN, descontando el pico de precios en mayo, muestra precios en torno a los más altos del año, mientras el futuro enero en soja, cerrando a U$S 356/TN, también se acerca a los mayores del año, U$S 369/TN. A tipo de cambio MEP, cada tonelada de maíz liquidada, equivale a U$S 112/TN, y cada tonelada de soja equivale a U$S 183/TN, muy por encima del rendimiento de hace pocos días atrás, donde maíz representaba U$S 100/TN y soja U$S 170/TN. Definitivamente estas subas de precios y baja de brecha cambiaria, permiten un bono extra de fin de año, por liquidar mercadería.

 
  • Continuidad 21/22: El trigo cosechado en más de 53% del área, y estimaciones que suben a 21 millones de toneladas de cosecha, compromisos de exportaciones que alcanzan 11 millones de toneladas, más de lo hasta ahora cosechado, y precios a enero 2022 que alcanzan U$S 245/TN. La dirección internacional sigue alcista en el corto plazo, y a nivel local podría subir más, no obstante, con 42% del trigo nuevo con precio, importa avanzar en coberturas de precios 2022, que aseguren pisos altos con flexibilidad a más subas.
  • En cuanto a soja, con 56% del área sembrada, y perspectivas positivas en Brasil y Argentina, apenas se ha comercializado 3,4 millones de toneladas, y menos de 1 millón tiene precio, mientras los precios futuros, a mayo 2022, cotizan por encima de U$S 320/TN, valores muy interesantes para cubrir parte de la futura cosecha.
  • Por último, el maíz, cuya siembra no llega a cubrir aún 40% de la superficie, con 70% del maíz destinado a cosechas tardías, proyecta 55 millones de toneladas, y se han comercializado algo más de 11 millones, de las que casi 7 millones ya tienen precio. Con precios a julio 2022, posición que representa el maíz tardío, por encima de U$S 180/TN, y con no tan buenas perspectivas climáticas, avanzar en coberturas de precios, siempre que proteger pisos, permita capturar subas, en caso de nuevos y significativos recortes productivos para Sudamérica.

 
  • Apertura 22/23: Sin expectativas claras de productividad para esa campaña, ya que, desde el Hemisferio Norte, recién en marzo 2022 comenzarán a bosquejarse las primeras estimaciones, desde noviembre 2021 hay precios futuros locales para el trigo que será sembrado dentro de seis meses. Vemos precios sostenidos por encima de U$S 220/TN, y, aunque apenas se han operado en el MATBA-ROFEX 50.800 toneladas, es decir, 508 contratos de 100 toneladas, vale la pena visualizar la dirección de precios de este trigo, cuya sementera podría ser comprada con las liquidaciones 20/21, y cubrir 10% de lo que se espere sembrar en seis meses, y cosechar en un año.


 

Conclusiones: Como cerremos una campaña, como sigamos atravesando la otra y como iniciemos el camino de otra más, se verá a través de nuestras decisiones comerciales. Viendo las tres campañas y una clara dirección de precios al alza para los tres granos, ajustar decisiones de liquidación, resguardo de valor, coberturas de precios flexibles a la suba, y fijaciones de pisos doce meses antes de la nueva cosecha, es parte de la planificación comercial, que debe plantearse junto a la planificación productiva, y ajustarse permanentemente, conforme los acontecimientos avancen y aclaren el panorama en el corto y mediano plazo.

Luego de un año desafiante en materia de precios, tanto de ventas de granos, como compra de insumos, la capacidad de análisis de los resultados logrados, producto de la gestión comercial de nuestras agroempresas, decantará en una autocrítica más o menos cierta, en función de nuestra formación y honestidad. Autoevaluar la gestión nos permitirá visualizar si pasamos de año, o hay que prepararse para rendir materias que aún no podemos superar, por falta de formación, tiempo, dedicación u organización.

 
Marianela De Emilio
Ing. Agr. Msc. Agronegocios
03471-15556108
marianelasabrina@hotmail.com
INTA Las Rosas

Informes anteriores