Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

QUE PASÓ CON LOS PRECIOS EN JULIO Una vuelta por el mundo y Argentina

El mundo sigue girando, cuarentenas de por medio, los acontecimientos climáticos, la evolución de siembras y cosechas, los mercados internacionales y locales siguen su curso. El mes de julio trajo subas para todos los granos a nivel local, y para algunos a nivel internacional, veamos qué pasó.

SOJA:
  • Chicago:
El precio continuo de la soja tuvo subas de U$S +14/TN desde principios de julio, alcanzando U$S 330/TN, valor que se encuentra a U$S -21/TN de los máximos de este año, en enero (U$S 351/TN) y a U$S +28/TN de los mínimos de marzo (U$S 302/TN). Las subas se debieron principalmente a la reactivación de compras de parte de China a Estados Unidos, sin Brasil en el mercado, quién completó casi todas sus exportaciones en forma muy acelerada en el primer semestre del año. El actual nivel de precios internacionales no tiene mayores condimentos alcistas en el corto plazo, más que sumar volumen de ventas a China, ya que la soja estadounidense supera la floración en excelentes condiciones climáticas en la mayoría de las áreas productivas.
  • Argentina:
El precio de la soja local acompañó las subas internacionales, con subas de U$S +22,5/TN para el disponible, pizarra Rosario, que alcanzó los U$S 240/TN, y de U$S +15/TN para el futuro MATBA julio 2020, que alcanzó su máximo de U$S 245/TN el viernes pasado, U$S +30,5/TN por encima de su mínimo a fines de abril pasado (U$S 214,5/TN).
Si a los U$S 330/TN de Chicago le restamos el 33% de retenciones, obtenemos un precio de U$S 221/TN, es decir que, la soja disponible Rosario ofrece un valor U$S +19/TN por encima de Chicago, y, si comparamos los precios de exportación FOB Golfo de México a U$S 371/TN, con FOB Buenos Aires a U$S 364/TN, tenemos que Argentina ofrece U$S -7/TN por debajo del precio de exportación estadounidense. Argentina entonces, en el mercado disponible paga un premio comparado con Chicago, mientras que el precio de exportación de Argentina está por debajo del precio de exportación estadounidense.
  • Para tomar decisiones:
La mejor oferta del precio disponible, y subas de los futuros de corto plazo, responden a una menor oferta de mercadería física de parte del productor, no solo por no estar conforme con los precios, sino por la incertidumbre local respecto al tipo de cambio, la inflación, etc., que lo llevan a resguardar valor desde la reserva de granos, en caso de no tener un destino inmediato para el dinero de la venta realizada.
La soja local 19/20, con un saldo a comercializar equivalente al 45% (22 millones de toneladas) de la cosecha, y más de seis meses para la próxima cosecha, podría sostener los precios en los actuales niveles, con posibles subas adicionales, en la medida que la oferta se resista a vender, y el clima en primavera no mejore para la siembra 20/21. Sin embargo, los conflictos internacionales podrían recortar parte de estas subas, por lo que, cubrir precio a meses futuros, contra compromisos de pagos, compras, etc., es una buena alternativa, a la que pueden agregarse la compra de opciones PUT y CALL para agregar flexibilidad a la suba.

MAÍZ:
  • Chicago:
A diferencia de la soja, los precios en julio tuvieron recortes de U$S -10/TN, quedando en U$S 128/TN, apenas U$S +5/TN de los mínimos de este año en mayo, de U$S 123/TN, y a U$S -27/TN de los máximos de enero, a U$S 155/TN. El hecho de que Chicago muestre precios cercanos a los mínimos de este año, responde a la excelente condición del maíz implantado 20/21, la expectativa de una buena cosecha, sumado a menor demanda de maíz dentro de Estados Unidos, debido al receso de la economía, menor uso de combustibles, entre ellos el etanol, menor demanda de maíz como forrajero, por las complicaciones en las cadenas cárnicas, debido a las restricciones frente a las normas por Coronavirus, etc. Todo esto genera expectativas de un gran stock final 19/20 para Estados Unidos, y una presión bajista en el corto plazo, que amenaza con mínimos por debajo de U$S 120/TN. China es una posibilidad para evitar estas bajas, saliendo a comprar maíz y derivados, por buenos precios internacionales, y necesidad de recomponer stock, ante pérdida de superficie por recientes inundaciones.
  • Argentina:
Durante julio, el disponible de maíz, pizarra Rosario, ganó U$S +16/TN, alcanzando U$S 138/TN, mientras el futuro julio 2020 sumó U$S +12/TN este mes, alcanzando U$S 141/TN, precio máximo para este futuro este año, que tuvo su mínimo en mayo a U$S 116,5/TN.
Si a los U$S 128/TN de Chicago le descontamos 12% de retenciones, obtenemos U$S 112,6/TN. El disponible Rosario entonces, cotiza U$S +25,4/TN respecto a Chicago sin retenciones. Si vamos al precio FOB Golfo de México, a U$S 168/TN, comparado al FOB Buenos Aires de U$S 158/TN, Argentina ofrece un precio U$S -10/TN por debajo que Estados Unidos. Ocurre entonces lo mismo que en soja, se ofrece mayor precio interno que Chicago, mientras el precio de exportación argentino es menor que el estadounidense.
  • Para tomar decisiones:
La exportación ha venido comprando a buen ritmo maíz 19/20, y suma casi 30 millones de toneladas compradas. Con 5% de la superficie de maíz 19/20 pendiente de cosechar, resta comercializar el 38% de 50 millones de toneladas proyectadas. Esto, sumado a expectativas de clima no óptimo para la siembra de maíz temprano, genera presión local por los precios del saldo de maíz 19/20, así como de los futuros más cercanos de la 20/21, abril 2021.
La presión bajista internacional podría recortar parte de las subas actuales, sin embargo, el fuerte ritmo de compras locales, aceleradas respecto al año pasado a igual fecha, genera sostén de precios en el corto plazo. Cubrir precios futuros por encima de U$S 140/TN, nos resguardan de recortes de precios, y agregar estrategias con opciones, aporta flexibilidad a la suba, en caso que alguna sorpresa en la demanda internacional, cause subas por encima de lo esperado.

Conclusiones: Julio trajo subas que podrían no sostenerse en el corto plazo, el volumen de maíz comercializado hasta ahora ha sido superior a la soja, lo que nos pide hacer un balance estratégico de ventas, según los volúmenes remanentes de cada grano, y las alternativas de subas o sostén de mejor nivel de precios de cada uno.
El contexto local obliga a destinar cada venta de cereal, en compras, pagos, etc., por lo que, evaluar los precios disponibles y futuros de corto plazo en maíz y soja, para considerar coberturas en el Mercado a Término, que permita mejorar los precios de venta mínimos de meses atrás, y dar flexibilidad en caso que las subas continúen, a través de opciones de compra CALL, que permitan recomprar la mercadería vendida y captar subas, vendiendo a más precio.
Marianela De Emilio
Ing. Agr. Msc. Agronegocios
03471-15556108
marianelasabrina@hotmail.com
INTA Las Rosas

Informes anteriores