Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

EL PRECIO DEL TRIGO Y EL PAN Tiene un límite a la suba

La campaña 18/19 fue récord en producción de trigo para nuestro país, con 19 millones de toneladas, seguida muy de cerca por la presente 19/20, que finalizó con un volumen de 18,8, según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Bs As. Pero no solo la producción, sino también el nivel de exportaciones de grano de trigo fue récord, apenas finalizada la cosecha 19/20 y la exportación ha comprado 13,8 millones de toneladas, de las que 12 ya están comprometidas a exportar. Esto generó un saldo muy estrecho para lo que queda del año, y los precios locales, acompañados de un mercado internacional también alcista, comenzaron a subir, tocando máximos de U$S 205/TN, tal como ocurrió entre enero y febrero del 2019.

El dilema con este asunto es saber si contamos con suficiente cereal para seguir adelante este 2020, hasta la cosecha siguiente. Si consideramos que la industria compró hasta ahora 1,5 millones de toneladas de trigo 19/20, y que el año pasado molió casi 6 millones de toneladas, según datos de la Subsecretaria de Mercados Agropecuarios, aún le estarían faltando disponer de 4,5 millones de toneladas, mientras el saldo a comercializar es de 3,5. Esto significa que, lo más probable, y de lo que se ha estado hablando estos días, la exportación sería quien provea el volumen faltante a la industria local. Los números son muy ajustados, y los precios responden en consecuencia, lo que parece amenazar la estabilidad que se busca en el corto plazo, controlando artificialmente la inflación.

Veamos entonces, cuán fuerte es el impacto de una suba de precios del trigo como grano, sobre el precio del pan al consumidor, haciendo un simple cálculo.

Precios de referencia:
  • Trigo pan pizarra Rosario al 31/01/2020: $12.000/TN
  • Bolsa de 50 kg de harina de trigo 000 a panaderías: $ 1.350 (distribuidor mayorista)
  • Kilo de pan al consumidor: $80/kg (panaderías locales en el Sur de Santa Fe)
Si consideramos un rendimiento promedio de la molienda de trigo pan del 75%, significa que de cada 100 kilos de grano se obtienen 75 kilos de harina, o que, para lograr una bolsa de 50 kilos de harina, hay que moler casi 67 kilos de grano.
Por otro lado, dependiendo de la receta de cada panadería, por cada bolsa de 50 kilos de harina se obtienen 60 kilos de pan, o, por cada kilo de pan se necesitan 830 gramos de harina, que se obtiene de la molienda de 1,11 kilo de grano de trigo.
Hagamos entonces la relación de precios de estos tres productos.
  • Trigo = $12/Kg => 1,11 kg = $13,32/ Kg de pan
  • Harina = $27/Kg => 0,83 kg = $22,41/ Kg de pan
  • Pan = $80/kg
Significa que, el kilo de harina cuesta 1,7 veces más que el kilo de trigo, esta relación suele ser de dos a uno, es decir que podría esperarse una suba del precio del trigo, o una baja de la harina, y sostén del precio del trigo. Pasemos al precio del pan respecto de la harina, que lo supera en 3,5 veces, lo que en general ocurre en nuestro país, que el pan tenga un valor entre 3 y 4 veces superior al precio de la harina. Por último, si vamos al precio del pan en función del trigo, decimos que el precio del trigo como grano representa casi el 17% del precio del pan, es decir que el pan cuesta 6 veces más que el trigo.

Si vamos a los máximos precios disponibles a los que llegó el trigo pizarra Rosario el año pasado, entre fin de enero y principios de febrero, U$S 210/TN, y vemos su equivalente en PESOS al tipo de cambio de hoy ($60,3/U$S), es de $12.663/TN, podemos calcular que efecto tendría un aumento adicional en el precio final del pan si sostuviéramos las relaciones anteriores.
Pasando directamente del precio del trigo al del pan, tenemos que la suba del pan no debería superar los $84/kg. Dado que en diversas panaderías el rango de precios del pan fluctúa entre $60 y 100/kg, no hay motivos de mercado que justifiquen superar esos precios.

Considerando que uno de los cuestionamientos respecto a la exportación, es que los precios internacionales impactan sobre los locales, el precio de exportación (FOB) del trigo argentino hoy se encuentra en U$S 240/TN, lo que se traduce en un valor a puerto en PESOS de $11.672/TN, según el FAS teórico publicado en el Ministerio de Agricultura de la Nación, lo que marca otro límite a la suba, dado que el precio de referencia de nuestro precio FOB Bs As es el FOB del Golfo de México, que corresponde al precio de exportación de Estados Unidos, y se encuentra en U$S 237,2/TN. En todo caso, los condimentos del mercado internacional hablan de un trigo sostenido y posiblemente a la baja en el corto plazo, lo que sugiere que los precios locales no deberían escalar mucho más.
Volviendo al problema de la ajustada existencia de trigo y el bajo volumen comprado por la industria, respecto a la exportación, como se dijo antes, se entiende que esta última podría salir al mercado local, a compensar los volúmenes faltantes y que los precios del trigo podrían sostener su oferta en valores entre U$S 190-200/TN, sin aspirar a mayores subas, ante un mercado internacional quieto en el corto plazo.

En este contexto, vale la recomendación para el productor agrícola, hacia el inicio de planificación de la superficie de siembra 20/21, así como los valores necesarios para obtener ganancias en la siguiente campaña, dado que actualmente los precios futuros de ese trigo, diciembre 2020 y enero 2021, rondan los U$S 166/TN, y el trigo requiere de un costo elevado, dejando de momento ajustada la ecuación agrícola 20/21, aún más que las existencias actuales de trigo argentino.

Conclusiones: El trigo, cultivo que permite rotar el uso del suelo, controlar la instalación de malezas y generar un flujo de ingresos en momentos necesarios para la producción agrícola, puede seguir creciendo desde la producción primaria, sosteniendo la oferta de exportación y supliendo al mercado interno, sin que esto se traduzca en alteraciones de precios locales por motivos del mercado internacional de trigo.
Los mercados de granos sostienen precios dentro de rangos que dependen de múltiples factores, y hay herramientas comerciales disponibles para cubrir mínimos precios a cobrar de parte del productor y máximos a pagar por la industria y la exportación, las que son usadas para afrontar momentos del mercado en que los precios escapan a los valores necesarios para obtener márgenes positivos, tanto desde la oferta como la demanda.
Buscar controlar estos mercados en forma artificial, es evitar solucionar problemas de base a nivel local, como la falta de planificación comercial desde la oferta y la demanda, así como las elevadas relaciones entre el insumo primario, en este caso el trigo, y su producto de consumo final, en este caso el pan, que responden más a un entramado impositivo complejo y elevado, que a una suba en el precio de los granos.

NOTA: El próximo informe lo recibirán el lunes 17 de febrero por vacaciones. Saludos y muy buena semana!

 
Marianela De Emilio
Ing. Agr. Msc. Agronegocios
03471-15556108
marianelasabrina@hotmail.com

Informes anteriores