Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

CHINA SE ACOSTUMBRÓ A LAS CARNES Y AHORA…

El informe de carnes del USDA, publicado el pasado 9 de abril, proyecta una caída de stock porcino mundial de 13 millones de cabezas, a lo que se resta una caída en la producción de cabezas proyectadas para este 2019, 128 millones de cabezas menos que en 2018, esto representa una caída del 10% en la producción de cerdos del mundo.
 


Gran parte de este recorte viene de mano de la peste porcina africana, que viene castigando a China masivamente desde el año pasado, quienes esperan aumentar sus importaciones de carne de cerdo en 40% respecto al año pasado, lo que equivale a un total de 2,2 millones de toneladas de carne de cerdo, 640 mil toneladas más que el año pasado.
Cada año China aumenta su consumo de carnes, bovina, porcina y aviar, pero no alcanza a suplir ese crecimiento con su propia producción, lo que lleva a un mayor protagonismo mundial en la importación de carnes.
En el gráfico puede verse como aumenta casi ininterrumpidamente, desde el 2014, su participación en las importaciones de carne vacuna y porcina, en menor medida la carne aviar. Significa que un cuarto de las importaciones de carne porcina del mundo es de China, mientras que las importaciones de carne bovina representan el 18%.

 

Se espera que los principales proveedores de carne bovina y porcina, sigan siendo Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea, pero, dado el salto de volumen que deben incorporar este año, China sigue desarrollando negociaciones con otros socios.
La semana pasada trascendió que Argentina y China están desarrollando negociaciones para comprar carne de cerdo a nuestro país, ante la inminente suba de importaciones de China. En un contexto local de precios mínimos de granos, soja y maíz principalmente ¿cómo afectaría una suba en la producción y exportación de carne de cerdo argentino?
Para ponernos en contexto nacional, Argentina exportó el año pasado un total de 23 mil toneladas de carne de cerdo, e importó más de 44 mil toneladas, ya que consumimos más carne de cerdo que la producida (673 mil consumida versus 620 mil producida).
El Secretario de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, comunicó que hay 28 plantas frigoríficas argentinas aprobadas por China, para exportarles carne vacuna, por lo que seguirían las negociaciones para aprobar al menos 22 frigoríficos más, y ampliar las exportaciones a carne de cerdo.
Por otro lado, los precios de los granos, soja y maíz principalmente, se encuentran en sus pisos a nivel local, con valores entre U$S 215 y 224/TN para la soja de mayo a julio 2019, y de U$S 125 a 130/TN para el maíz de mayo a septiembre 2019. El corto plazo muestra precios mínimos para soja y maíz, aunque la recorrida bajista de maíz puede alcanzar los U$S 120/TN, mientras que en soja difícilmente se perfore el piso de U$S 210/TN, pero ambos se encuentran cerca del piso de precios posible.
Esto genera para el productor agrícola un freno a la hora de vender y/o poner precio a la cosecha 18/19, así como la oportunidad al productor agropecuario de abastecerse de mercadería para agregar valor, considerando la mayor presión de compra de carnes.
Si repasamos el Tablero Porcino de marzo 2019, publicado por la Secretaria de Agroindustria de la Nación, vemos que la relación de precios maíz/capón bajó casi un 3% este año, significa que el precio del capón creció proporcionalmente más que el del maíz, mejorando la relación de agregado de valor para la producción porcina. En este informe también resalta un aumento en el consumo local de carne porcina, y un aumento en las exportaciones en lo que va del año, ofreciendo un panorama promisorio para quienes produzcan porcinos.

En cuanto a los productores netamente agrícolas, recordemos que Argentina proyecta exportar este año el 65% del maíz producido, ya lleva comercializado a la exportación más del 35% del maíz 18/19, mientras en el resto de América, Brasil exporta el 32% y Estados Unidos, principal exportador mundial, solo exporta el 16% de lo que produce, mientras el resto del grano es usado en estos países para agregar valor en sus diferentes formas, carnes, industria, etc. Pasando a la soja, más del 85% de la producción local es llevada a molienda, para producir harina y aceite, siendo el destino del 90% de la harina la exportación.

De manera que Argentina, que no aparece en el ranking de principales países exportadores porcinos, exporta el 65% del maíz y el 90% de la harina de soja que produce, siendo estos, dos insumos básicos para la producción porcina.

Considerando entonces el momento de plena cosecha a nivel local, los bajos precios en maíz y principalmente en soja, un acuerdo entre Argentina y China para exportar carne de cerdo, podría aumentar la demanda interna de soja y maíz con este fin, a lo que se suma un mayor consumo mundial de estas materias primas, por la misma razón. El corto y mediano plazo entonces, podrían traer oportunidad de subas para estos dos granos, y mejorar los actuales resultados de las empresas agropecuarias.

Conclusiones: Un problema sanitario en las producciones porcinas de China, se convierte en una oportunidad local de subir un escalón en el agregado de valor de nuestras materias primas, pasando parte del volumen normalmente exportado, a consumo local, para salir en buques como toneladas de carne de res.
Una de nuestras mayores debilidades es la gestión y la organización financiera e impositiva, quienes estén organizados podrán aprovechar oportunidades en este contexto de alimentos baratos y productos caros.

 
Marianela De Emilio
Ing. Agr. Msc. Agronegocios
INTA Las Rosas
TE: 03471-15556108

marianelasabrina@hotmail.com

Informes anteriores