Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

Vayamos al grano

Resignificando su valor para la compra de insumos


Si hay una consigna para la vida, es valorar lo que tenemos (aunque los argentinos nos empeñemos en no  practicarlo) . Y si hay  otra consigna para el campo, es que no todas las campañas son iguales.


En los últimos ciclos agrícolas y, ante un contexto de tasas más bajas, mayores probabilidades de devaluación,  y una batería de convenios para compras de insumos con tarjetas de crédito, el grano perdió escalones en su poder de seducción como herramienta de pago,  quedando como olvidada, en el galpón de las herramientas financieras disponibles, para encarar la compra de insumos.   

Es hora de tomar la herramienta del canje en la mano y  sacarle el polvo. Y te explico por qué:

Desde lo macro:

- El contexto es otro, aunque levemente bajando, las tasas de interés siguen  altas  lo que obliga a afinar el lápiz antes de comprar  financiado en pesos, (aún con promociones).

- Prácticamente no existen riesgos de devaluación, porque es una política del gobierno esto no suceda, y por la perspectiva de mayor ingreso de dólares vía capitales del exterior (motivados por tasas bajísimas y nulas internacinales), y la oportunidad única e indiscutible del blanqueo lanzadas por el gobierno. Con lo cual este año sería preferible tomar herramientas con endeudamiento en dólares.

- La eliminación de retenciones en maíz y la baja del 5% en retenciones en soja, respecto a la anterior.

- La revalorización de la cotización de los granos en los últimos (sólo tomo soja y maíz por ser los principales)



Resumiendo, tomando como fecha abril (fecha de lanzamiento aproximado de las precampañas),   nuestros granos tienen un poder superior de compra de alrededor un 30/23%  más. Es decir con soja  compramos un 30% más de insumos que hace 4 meses atrás. Ningún otro activo tuvo este rendimiento.

Desde las ventajas específicas del canje:

-         Ventajas impositivas:

1) Evita la retención del IVA del 8% (aunque cabe una percepción del 1%. Es decir que suponiendo un negocio por 90 toneladas de soja,  el productor puede disponer de $ 26.640 más, respecto a  si la vendería por el canal tradicional. En un contexto de altos costos financieros, el cash es el rey, y disponerlo antes nos hace hacer mejores negocios.

2) Ahorro de 1,2% de impuesto al cheque: ya que al hacer  canje,  el producido de la venta, el exportador y/o corredor la depositan directamente en la cuenta del proveedor.  En consecuencia el productor se ahorraría  $ 4.568 a si la vendiera directamente.
 
-         Entra en la propia psicología del productor, paga con su moneda corriente. La forma más antigua del intercambio: el trueque. Quién no quisiera comprar pagando con lo que produce?.
 
-         El productor no tiene que esperar al pago de la liquidación final.
 
-         Abanico de posibilidades de negocios en canje con granos:

·        Negocios disponibles a precio: modalidad de contrato con entrega y precio acordado disponible

·        Negocios disponibles a fijar: negocio con entrega disponible y la posibilidad de fijar hasta antes de una determinada fecha.

·        Negocios forward: implica comprometerse a entregar el producido de la próxima campaña a un precio de cotización futuro o bien con la modalidad de precio a fijar.

·        Opciones combinadas con el mercado de capitales: es una línea sólo para PYMES, e implica acceder a una línea bursátil de descuento de cheques avalado con un contrato forward, donde generalmente puede elegir la fecha de fijación hasta antes de determinada fecha.
 
-         Elimina el riesgo de crédito: la principal ventaja para el proveedor de insumos es que elimina el riesgo de crédito para las entregas disponibles y cobra aproximadamente a los 8 días de efectuada la entrega (aunque debe estar inscripto en el ROG).

Si sos proveedor la opción de recibir pagos en granos no puede faltar de tu paleta de opciones. Si  sos productor, mírate al espejo y valorá lo que tenés para hacer buenos negocios. No digo que compres el 100% con esta herramienta, aunque  por qué no asignarle un mayor porcentaje que el ciclo anterior, o definí un techo. Hoy podés hacer mejores negocios que hace cuatro meses cuando se lanzaron la mayoría de las precampañas y ni hablar si lo medís con la anterior cuando las retenciones te ponían botas de plomo.

Como dice Salvador, los negocios hay que evaluarlos desde lo técnico, lo financiero y lo impositivo.

Como el dicho popular dice: “vayamos al grano”.  ¿Qué esperás?

Informes anteriores