Gente Joven

Salud mental

El modo en que el diagnóstico y tratamiento de la infertilidad afecta emocionalmente a cada persona es diferente. En ocasiones, la depresión puede manifestarse en los pacientes con infertilidad.

El 13 de enero es el Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión, un trastorno del estado del ánimo que afecta a muchas personas y puede manifestarse también en los pacientes con infertilidad. La salud mental, que a veces se pasa por alto, es tan importante como los tratamientos médicos. La búsqueda del embarazo que no llega suele ser frustrante y, en ocasiones, las pacientes atraviesan varios de los síntomas característicos de la depresión, que puede ser causada por factores biológicos, ambientales y psicológicos, entre otros.
 
Muchos de los pacientes que realizan un tratamiento de Reproducción Asistida van a presentar en algún momento síntomas de ansiedad, depresión, culpa o aislamiento social, entre otros. Sin embargo, el modo en que el diagnóstico y el tratamiento afectarán emocionalmente al sujeto, es diferente en cada caso. Depende de la personalidad, equilibrio emocional previo, el apoyo social, la historia personal, el vínculo de pareja, la disponibilidad económica y, por, sobre todo, de las estrategias de afrontamiento que despliega ante el problema.

El diagnóstico de infertilidad trae consigo la aparición de sufrimiento emocional ya que los pacientes no pueden lograr aquello que tanto anhelan: el deseo de ser padres. Cuando no ocurre lo esperado, se vive el deseo de maternidad o paternidad de forma diferente a la imaginada: se hacen esfuerzos, se pone empeño, se utilizan todos los recursos y "ganas" disponibles, y el embarazo, aun así, no llega.
 
Para trabajar la incertidumbre y la frustración generadas por la imposibilidad de concebir se recomienda normalizar la rutina en la medida de lo posible, sin abandonar las actividades habituales de trabajo y ocio. "Realizar actividades y concentrarse en ellas mantiene la mente ocupada", sostiene Villamil.
 
También es importante cuestionar los pensamientos negativos y la visión de futuro catastrófica. La situación es la que es, nadie sabe qué es lo que va a suceder, además de  reconocer las emociones y sentimientos que genera el no poder lograr el embarazo.  Asimismo, recomienda evitar "hipervigilar" el cuerpo para obtener o intuir un resultado positivo o negativo, ya que eso aumenta el estrés. Si se transita el proceso en pareja, es importante recordar que cada persona vive y sobrelleva las emociones a su manera y que, aunque puedan surgir diferencias, el respeto, el apoyo y la comprensión por parte del otro es fundamental.

Profesionales de la salud mental: aliados para transitar el proceso

El rol del psicólogo especialista en fertilidad es fundamental durante el tratamiento ya que le proporciona al paciente información, escucha y apoyo emocional. Se ocupa de valorar y profundizar el nivel de comprensión de la información médica. El profesional lleva a cabo la tarea de psicoeducar: brindar información apuntando a la prevención del impacto psicológico y a la promoción de la salud mental. También acompaña y ayuda en la toma de decisiones y analiza las diferentes opciones y tipos de tratamientos posibles. Es quien se encarga de mejorar las estrategias para afrontar resultados y favorecer el contacto del paciente con el equipo médico. Su función es incrementar la calidad de vida y el bienestar psicológico, disminuir el estrés y las ansiedades que generan las Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA).
 
Depresión y tratamiento de Reproducción Asistida

La depresión influye en el éxito de un tratamiento de Reproducción Asistida ya que, para poder realizarlo, es importante estar bien a nivel emocional.
 
Las personas que estén en tratamiento con un diagnóstico de depresión deberán ser muy cuidadosas con su salud mental. Desde ya, que se tendrá que abordar la temática de manera integral, la evaluación de un psicólogo y en todo caso, de un psiquiatra es importante para la continuidad del tratamiento. La idea siempre será cuidar la integridad tanto psíquica como física de las personas.
 
Los modos individuales de afrontamiento al estrés pueden influir en la tasa de éxito de los tratamientos. En este sentido, los factores psicosociales relacionados al estrés como estado de ánimo depresivo y altos niveles de ansiedad pueden afectar negativamente en el resultado del tratamiento.

Existen profesionales para acompañar de forma personalizada a cada paciente, según sus necesidades, características y circunstancias. La contención emocional es fundamental para transitar un tratamiento de Reproducción Asistida y, por eso, hay herramientas y espacios que contribuyen a vivir el proceso de la mejor manera posible.





                                                                                                                                                                             Fuentes:
https://www.filo.news/salud

Informes anteriores