Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

MAÍZ 17/18, MENOR OFERTA Y DEMANDA SOSTENIDA

Hasta la primera semana de junio 2018, el ministerio de agroindustria de la nación estima un avance de cosecha de maíz para grano y uso forrajero del 43%, y proyecta alcanzar un volumen total de 42 millones de toneladas. Por otro lado, las estimaciones de la Bolsa de cereales de Buenos Aires, sobre maíz destinado solo a grano comercial, mide el avance de cosecha sobre un 40% de la superficie sembrada para tal fin, con un volumen parcial de 14,5 millones de toneladas, que alcanzaría un total de 32 millones de toneladas.

Para proyectar precios desde los fundamentos básicos, debemos confrontar la oferta con la demanda proyectada para este año.

La oferta: Aún tiene un largo tramo por recorrer, dado que recién comienzan a levantarse los maíces tardíos y de segunda, aproximadamente el 60% de la producción total. Los rendimientos promedio proyectados, contemplan recortes por la sequía de este verano, sin embargo, no agregaron perdidas de superficie y/o rendimiento por el temporal de marzo-abril pasado, es posible entonces que el volumen final se ajuste por debajo de lo actualmente proyectado. Suponiendo un recorte adicional del 10%, estaríamos midiendo 3 a 4 millones de toneladas menos que lo estimado hoy, tanto por el Ministerio de Agroindustria como por la Bolsa de Cereales.

La demanda: podemos dividirla en tres partes, la exportación, la industria y el consumo animal. Los volúmenes 16/18 corresponden a datos del Ministerio de Agroindustria, los 17/18 son proyecciones propias en base a evolución del año y perspectivas de consumo según actividad económica.
  • Exportación: mientras la campaña pasada (2016/2017) acumuló ventas por 27,8 millones de toneladas, en lo que va de la presente campaña (2017/2018) lleva compradas 12,2 millones, y, según el ritmo exportador del 2017, entre julio y diciembre se exportó casi el 60% del maíz total, esto debido a los mejores precios internacionales de Sudamérica respecto a Estados Unidos. La diferencia entre el año pasado y el presente es el recorte de oferta de nuestro país y del maíz safriña en Brasil. Esto podría generar mayor presión exportadora hacia el segundo semestre del año, y, diferente a la típica baja de precios de julio, ver suba de los mismos hasta fin de año. Por último, el precio de exportación del maíz argentino (FOB Bs As) se encuentra por debajo respecto al maíz de Estados Unidos. Podría estimarse una demanda de al menos 12 millones de toneladas más de parte de la exportación, es decir que, nivelando hacia abajo, alcanzaríamos más de 24 millones.
  • Industria: Se vendieron 6,5 millones de toneladas de maíz 16/17 con destino a industria, y en lo que va del año, se comercializó 1 millón de toneladas con tal fin. Se esperaría el mismo consumo industrial del año pasado, es decir que habrá una demanda de al menos 5 millones de toneladas más.
  • Consumo animal: Sumando el maíz 16/17 consumido por el sector porcino, aviar y bovino, se alcanza un volumen de 14,3 millones de toneladas. Si suponemos una producción pecuaria sin cambios este año, al menos tenemos este volumen de demanda.
Sumando la demanda de maíz 16/17 total, alcanza 48,6 millones de toneladas, en línea con las 49,5 millones de toneladas producidas la campaña pasada, según el Ministerio de Agroindustria. Sin embargo, si consideramos la suma de la demanda potencial para el maíz 17/18, tenemos un volumen total de 44,5 millones de toneladas, es decir que, sin que la demanda aumente, por el contrario, tenga leves bajas, el maíz hasta ahora proyectado en 42 millones de toneladas, no sería suficiente, y, en caso que los recortes productivos sean mayores a los estimados hasta ahora, estaremos ante un escenario de falta de maíz en nuestro país.

Veamos entonces como se proyectan los precios en el corto plazo, y analicemos los posibles cambios de tendencia.
Ante esta amenaza, los precios futuros de maíz habían logrado valores disponibles y futuros superiores a U$S 180/TN, sin embargo, las últimas semanas vimos un retroceso de estas cotizaciones, con valores inferiores a U$S 170/TN hacia julio y septiembre de 2018, y apenas superando este valor hacia fin de año. Estas bajas se dieron en medio de bajas del mercado disponible, que pasó de U$S 188 a 167/TN, muy relacionadas a la fuerte devaluación de nuestro tipo de cambio, a un cese de pedidos del sector exportador, y a buenas expectativas climáticas para un óptimo avance de cosecha estos días, que nos encuentra con gran necesidad de vender, además de las bajas de precios internacionales para este grano, a partir de mayo 2018.
Sin embargo, con el panorama local tan ajustado entre la oferta y la demanda, y un tipo de cambio que sigue al alza, se esperan subas en el corto plazo, que en PESOS podría traducirse en valores entre $4.600 y 4.800/TN, y en Dólares entre U$S 175 y 180/TN hacia julio, para seguir en suba hacia fin de año, con posibles picos de precio entre septiembre y noviembre.

Conclusiones: Es un año de mucha ingeniería, el maíz ofreció oportunidad de precio durante algunos días de abril y mayo, pero se espera que, a medida que la trilla avance, los rendimientos ofrezcan certezas de menor volumen, el invierno dinamice la demanda de granos para compensar la menor disponibilidad de forraje, y la exportación haga su parte, los precios deberían solo estar presionados a la suba a nivel local.
Se recomienda entonces esperar en el corto plazo mejor oferta de precios, para salir a ofrecer la mercadería disponible, quienes usen maíz como insumo, deberían aprovechar los precios actuales para hacer stock.

Informes anteriores