Para Pensar

NOS AUSPICIAN

En el contexto económico de la pandemia parecen encontrar soluciones.

La resolución de conflictos entre locadores y locatarios en el contexto económico de la pandemia parecen encontrar soluciones. A través del Instituto de Mediación del Colegio de Corredores Inmobiliarios (Balcarce 1765), se viene trabajando activamente para generar acuerdos entre diferencias producidas a través de contratos de locación o relaciones vinculadas con la vivienda. La salida ágil, eficaz y resolutiva que se emplea, termina aportando altos índices de resolución de desacuerdos evitando así la judicialización del problema. La CI Marta Brett es la coordinadora del Departamento de Mediación y reconoce que “si bien no hay grandes conflictos en contratos de alquileres, existe gente tocada por la pandemia, es la más vulnerable, aquella que se quedó sin trabajo. Así también se ve reflejado en la parte comercial donde si bien a través de las estadísticas del Colegio de Corredores Inmobiliarios donde tenemos relevados a través del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNR un alto índice de porcentaje de pago (supera el 92%), mientras que surgen conflictos simples propios de la aplicación de los DNU y los congelamiento de precios o bien tales son los caso en que la gente no tenía actividad laboral y no podía pagar los alquileres o bien en contratos de vivienda. Los conflictos surgen como por ejemplo la entrega de llaves, o en la entrega de departamentos cuando no están pintados, o bien se debían meses de alquiler y la gente no estaba capacitada para hacerlo, es por ello que a raíz de ello los conflictos y la resolución de los mismos vemos como la mediación que es una excelente herramienta ágil de bajo costo, informal, confidencial sinceramente hemos arreglado muchos conflictos. Sumado a lo que nos deriva la oficina municipal y Centro de Asesoramiento Social en Alquileres de Gustavo Alvarez, la Concejalía Popular donde todas las derivadas de ellas las hacemos totalmente gratuitas para los inquilinos que acuden al Instituto de Mediación. La realidad es que en los conflictos se llegan a resoluciones siempre positivas, en algunos casos se demoran un poco mas, llegando a dos o tres reuniones pero en general en quince días o un mes y medio maximo tenes resuelto un conflicto que en caso de enviar carta documentos, hacer presentación en tribunales ordinarios llevaría muchísimo tiempo y plata. Más aún en estos tiempos donde la justicia se encuentra colapsada a raíz de la pandemia y la imposibilidad de realizar audiencias presenciales durante tanto tiempo”

Al consultar el procedimiento, la propia Marta Brett afirma que “El Instituto de Mediación no está para defender a ninguna de las dos partes, tanto locadores como locatarios simplemente a través de una mediación con un mediador se llega a una facilitación del diálogo y esto surge tanto de inquilinos como de propietarios, existiendo un verdadero conocimiento del profesional mediador no solamente por su formación sino también porque es un entendido en la materia a través de su experiencia como Corredor Inmobiliario y donde muchas veces las problemáticas se repiten. Los inquilinos que no pueden pagar el alquiler, que no pagaron determinado impuesto o servicio, que al momento de finalizar o rescindir un contrato no se le recibe la llave. A través de los propietarios los casos se repiten por el lado que no entregan el departamento en condiciones o bien ante la diferencia en los criterios de habitabilidad de determinada cuestión de la vivienda. Muchas veces sucede también a través de los propios Corredores Inmobiliarios quienes acuden al Instituto de Mediación ante una instancia en que el diálogo entre propietarios e inquilinos queda trunca y acuden a la mediación como salida para solucionar los problemas.”

Para finalizar la propia Marta Brett afirmó que “la gente puede recurrir al Instituto de Mediación a través de una línea de Whatsapp, el mismo se encuentra en Balcarce 1765 y es un empleado de la institución quien recepcionará primeramente la consulta a través de mensajería instantánea para luego explicarle el proceso, allí la gente posteriormente tiene que acercarse al Colegio y realizar un requerimiento de forma personal donde quedan expuestas las personas intervinientes en el desacuerdo y a partir de ese momento el Instituto y el Colegio tienen 3 días para realizar el sorteo del mediador, salvo que alguna de las partes, propietario e inquilino no quiera que eso se conozca, ya que un proceso netamente imparcial. Una vez sorteado el mediador se contacta con el requerido y requirente y de allí en más se cita a las partes a una reunión. Es un proceso muy simple, en menos de 10 días ya tenemos las partes citadas y con fecha para la primera reunión. El alto nivel de acuerdo es uno de los pilares fundamentales ya que 9 de cada 10 mediaciones tienen un resultado favorable.” 






                                                                                                                                                                Fuentes: Diego Ferreyra.

Informes anteriores