Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

Para la SRA, el fisco se lleva casi todo el resultado agrícola

Según un estudio de la entidad, el peso de los impuestos llegó en diciembre hasta el 97 por ciento en el cultivo de trigo y hasta el 94 por ciento en la soja y en el maíz.

De acuerdo con el informe realizado por el Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA), la producción agrícola cerró el 2019 con un importante impacto de la presión tributaria.
 
Según los resultados del estudio presentado por la entidad rural , el Estado se lleva casi 100 por ciento del resultado en el cultivo de soja. Entre las principales causas se mencionan las subas de más del 55 por ciento en el rubro inmobiliario rural y las tasas viales, y la postergación del cronograma de reducción de alícuotas de ingresos brutos y sellos.
 
Por otra parte, el aumento de las retenciones jugó un papel importante. En el caso de los cereales pasó del siete por ciento a ser del 12 por ciento y en la soja el porcentaje subió al 30 por ciento.
 
Por cultivo
 
Trigo. El cambio de reglas de juego encontró al productor con las decisiones de inversión ya tomadas. “El productor al momento de sembrar estimó que los impuestos representarían un 88 por ciento de su resultado, y luego del cambio de reglas de juego, el peso de los impuestos pasó al 97 por ciento”, precisa el estudio.
 
Esto significa que para los que vendieron sus granos luego de cambio impositivo, los aumentos de impuestos le redujeron su resultado económico un 75 por ciento. Lo mismo le pasó al resto de los cultivos de invierno, como la cebada, precisa el informe de la SRA.
 
En el caso de la soja y el maíz, los cambios impositivos cayeron, al igual que en el trigo, cuando los cultivos ya estaban sembrados, mientras que, para los cultivos de siembra tardía, el productor en algunas zonas ha tenido la posibilidad de adecuar su decisión de inversión al nuevo contexto.
 
Soja. El peso de los impuestos en el resultado del productor pasó de 87 por ciento en septiembre de 2019 a 94 por ciento en diciembre de 2019. Significa que, para los productores que vendan sus granos luego de los cambios impositivos, su resultado económico se verá reducido 54 por ciento, un poco menos de la mitad del resultado que esperaba cuando sembró.
 
Maíz. El peso de los impuestos en el resultado del productor pasó de 81 por ciento en septiembre de 2019 a 94 por ciento en diciembre de 2019. Esto significa que, para los productores que vendan sus granos luego de los cambios impositivos, su resultado económico se verá reducido en un 68 por ciento, casi dos tercios del resultado que esperaba cuando sembró.
 
Girasol. El peso de los impuestos en el resultado del productor pasó de 85 por ciento en septiembre de 2019 a 97 por ciento en diciembre de 2019.
 
Esto significa que para los productores que vendan sus granos luego de los cambios impositivos su resultado económico se verá reducido en un 80 por ciento. Por causa de los impuestos su resultado será tan solo una quinta parte de lo que estimaba obtener cuando decidió llevar adelante la siembra”, advierte el estudio.
 
Causas
 
Retenciones. Pasaron del siete al 12 por ciento en maíz, trigo, girasol, cebada, sorgo, entre otros. Representó un aumento de la alícuota del 71 por ciento. En el caso de la soja, pasó de un derecho de exportación esperado para la próxima campaña de 25 por ciento a 30 por ciento, lo que representa un aumento del 20 por ciento.
 
Impuesto Inmobiliario y tasas viales. Este impuesto provincial en el último año aumentó en promedio más de un 55 por ciento según la provincia. Lo mismo ocurrió con las tasas viales que recaudan los municipios.
 
Postergación del cronograma reducción de alícuotas de Ingresos Brutos y Sellos. Según el cronograma del consenso fiscal en 2020, la actividad agropecuaria pasaba a estar exenta.

Informes anteriores