Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

MAÍZ, EL CEREAL CON MENOS COBERTURAS

Si consideramos la utilidad de los contratos futuros de los Mercados A Término, en cuanto a limitar el riesgo precio, cubrir pisos de precio, y dar flexibilidad al alza en esas coberturas, es interesante conocer los volúmenes operados en materia de contratos, considerando contratos futuros de las posiciones comerciales para la cosecha 18/19, y, según esos volúmenes operados, analizar la relevancia de estos contratos.

Para lograr una justa comparación, tomamos el período comprendido entre mayo 2018 y el pasado viernes 7 de diciembre de 2018, considerando las posiciones futuras que representan la cosecha de soja, trigo y maíz 18/19.
Al sumar los contratos operados en todas las posiciones, encontramos que, mientras se han operado más de 30 mil contratos futuros 18/19 para soja (mayo, julio, septiembre y noviembre 2019) y trigo (diciembre 2018, enero, marzo y julio 2019), los contratos futuros de maíz 18/19 (abril, julio y septiembre 2019) suman más de 9 mil contratos, es decir, menos de un tercio del volumen operado en trigo y soja.

Veamos el recorrido de precios de estos tres granos, en las tres posiciones que los caracterizan a cosecha, desde mayo hasta hoy:
  • TRIGO ENERO 2019: Máximos de U$S 228/TN a mínimos de U$S 180/TN.
  • MAÍZ ABRIL 2019: Máximos de U$S 180/TN a mínimos de U$S 140/TN.
  • SOJA MAYO 2019: Máximos de U$S 312/TN a mínimos de U$S 240/TN.
Vemos que, mientras la soja mayo 2019 fluctuó U$S 72/TN, el trigo enero 2019 fluctuó U$S 48/TN, y el maíz abril 2019 fluctuó U$S 40/TN.
Podríamos pensar que se hicieron más coberturas en soja y trigo, por haber presentado mayor nivel de fluctuación de precios, sin embargo, si consideramos que el maíz en general se relaciona en dos a uno con la soja, respecto al rendimiento en términos de kilos por hectárea, podríamos deducir que las variaciones de precio en maíz, fueron las más significativas este año, dado que cada Dólar de bajas en maíz, podrían considerarse dos Dólares en soja, es decir que los U$S 40/TN de variación de precios, podría igualarse a U$S 80/TN de soja, sin embargo el nivel de cobertura es el más bajo.

 

Como se observa en el gráfico, los precios de maíz abril 2019 variaron entre U$S 180 y 160/TN hasta fines de agosto, y luego bajaron a un rango entre U$S 150 y 140/TN, es a partir de septiembre, con precios más bajos, que aumentaron considerablemente las ventas de este futuro. El volumen total de maíz operado con futuros MATBA 2019 alcanza los 0,91 millones de toneladas.
Por otro lado, las ventas con compromiso de entrega, contratos forward para la exportación, alcanzan 4,9 millones de toneladas, de las que 2,2 millones fueron vendidas bajo la modalidad “a fijar”, es decir que las ventas fueron hechas, y los precios serán fijados después.
Si consideramos una siembra de 5,8 millones de hectáreas, como está proyectado, y rendimientos promedio en torno a 70 qq/ha, la producción sería igual o superior a 40 millones de toneladas, con lo que, si se suma el volumen con coberturas futuro MATBA de 0,9 millones de toneladas y 4,9 millones en contratos forward, tenemos comercializada casi el 15% que espera obtenerse.

Con la fluctuación de precios futuros, que atravesaron U$S 40/TN en baja, y una resistencia para el maíz 18/19 en U$S 140/TN, los actuales problemas climáticos, heladas tardías, que afectan al maíz temprano principalmente al Sureste de Buenos Aires, podrían impactar en el corto y mediano plazo, con amenaza de pérdida de lotes y necesidad de resiembra. La zona afectada representa el 10% de la superficie de siembra del maíz para grano, al momento de las heladas se había avanzado en más del 50% de lotes a sembrar, por lo que el impacto en los precios futuros podría hacerse sentir.
A la incertidumbre de resiembra, se suma que los primeros lotes sembrados ya comienzan su etapa de floración, lo que el corto plazo presenta alcista para las posiciones de cosecha 18/19.
Con tendencia alcista en el corto plazo, quienes hayan realizado coberturas con contratos futuros MATBA, podrán considerar los valores cubiertos, conservar los contratos realizados, o salir de ellos, para captar subas. Quienes aún no hayan cubierto valor del maíz 18/19, se sugiere esperar mejoras en el corto plazo y cubrir mejores precios ante subas.

Conclusiones: Recordemos que las herramientas comerciales nos dan coberturas ante bajas, y flexibilidad a la suba, a diferencia de los contratos forwards, que en general cierran un volumen y precio, difícilmente reversible, e incluso bajo la modalidad a fijar, hay condiciones para fijar el precio, tan variables como contratos se celebren.
La relevancia de la planificación comercial en maíz, reflejada en la cantidad de contratos futuros realizados en el MATBA, es la más baja de los tres cultivos, mientras las ventas con entrega alcanzan volúmenes muy elevados. Consideremos el caso maíz, cuyos costos de implantación casi duplican los costos de soja, al igual que sus rendimientos, y cuyas subas y bajas de precio también impactan doblemente en este cereal versus en su principal competidor, la soja. La planificación comercial debe seguir avanzando, sumando criterio de riesgo precio, y conocimiento para el uso de las herramientas comerciales, con el único objetivo de proteger rentabilidad.

Informes anteriores