Me Gusta el Campo

NOS AUSPICIAN

BARAJAR Y DAR DE NUEVO Para hacer números

La semana pasada se plantearon precios mínimos a soportar por la empresa agrícola, bajo una hipótesis de retenciones, veamos ahora, cuales son los pisos a los que podríamos enfrentarnos en el corto y mediano plazo, para barajar y dar de nuevo.
Ya puesto en marcha el nuevo esquema de retenciones, CUATRO PESOS por DÓLAR exportado para el caso de granos y productos de bajo valor agregado, resulta en una nueva forma de instalar retenciones móviles, esta vez inversamente proporcional al avance del tipo de cambio, significa que por cada PESO que suba el tipo de cambio, partiendo de un DÓLAR a $37/U$S, tendremos una baja proporcional de entre 0,3 y 0,2% en las retenciones. Solo el complejo sojero conserva un % de retenciones fijas, disminuido a 18%, al que debe sumarse estas retenciones móviles.
Considerando los $37/U$S, valor del tipo de cambio al cierre de este viernes, las retenciones resultan en 10,8% para trigo y maíz, y 28,8% para soja, y si el tipo de cambio volviera a $40/U$S, estaríamos en un equivalente de retenciones del 10% para trigo y maíz, y 28% para soja. Como vemos en el cuadro, a disminuir proporcionalmente con un tipo de cambio mayor.

 

 
Veamos ahora las tendencias internacionales de precios:
En soja vemos que en Chicago se han tocado mínimos de U$S 294/TN, precios que no se veían desde 2008, y a más de U$S -40/TN del precio de referencia mínimo al que el productor estadounidense decide vender su soja, entre U$S 338-340/TN.
 

Vemos que el piso de precios para Estados Unidos, fue perforado desde mediados de junio en adelante, y aún no muestra señales claras de recuperarse, con expectativas de una cosecha récord y los recortes de volúmenes exportados que se esperan por el conflicto con China, Estados Unidos no ve en el corto plazo posibles recuperaciones de precios. Los futuros cerraron el viernes a U$S 310/TN a noviembre 2018, U$S 315/TN enero 2019, y U$S 324/TN mayo 2019.
Considerando el régimen de subsidios al productor estadounidense, solo aquellos que cumplan con los requisitos impuestos por el gobierno, entre ellos un límite máximo de ingresos, recibirán un máximo de U$S 60/TN para hasta el 50% de su producción, es decir que equivale aproximadamente a U$S 30/TN si consideramos el 100% de la producción. Simplificando, solo aquellos productores que accedan al subsidio, podrían especular con ventas entre U$S 315-320/TN, los demás retendrían la soja, para presionar al alza.
Por último, en el plano internacional, las señales de los fondos de inversión son cada vez más a la baja, aún para harina de soja, que, por la sequía en Argentina, era el producto del complejo sojero más sostenido en precios en el mercado internacional. Las expectativas del corto plazo no son positivas, y, salvo algún cambio en las reglas de juego, principalmente en materia de exportaciones para Estados Unidos, estamos en presencia de una campaña bajista.
Si trasladamos los futuros de soja en Chicago, a valores locales, descontando el proporcional en materia de retenciones, considerando el tipo de cambio proyectado a futuro por el Rofex, tendríamos una soja noviembre 2018 a U$S 225/TN, enero 2019 U$S 230/TN, y mayo 2019 en U$S 240/TN. Todos estos futuros resultan muy por debajo de los futuros en el Mercado a Término de Buenos Aires al cierre de este viernes, con la soja a noviembre 18 en U$S 267/TN, enero 19 U$S 271,5/TN y mayo 19 a U$S 257,6/TN.
Estas comparaciones no son hechas para que nos consolemos por la baja de precios locales en concepto de retenciones, pero sí para tener un parámetro de comparación, donde aún el diferencial de precios hasta enero sigue siendo superior a U$S 40/TN entre nuestros futuros y Chicago, y mayo también presenta ventaja de U$S 17,6/TN, a pesar de proyectar un alto volumen de cosecha desde Sudamérica.
A pesar del poco volumen disponible a nivel local, apenas 6 millones de toneladas de la campaña 17/18, consideramos valores por encima de U$S 265/TN muy apropiados para tomar decisiones de venta hacia fin de año.
Respecto a la soja 18/19, teniendo en cuenta un posible aumento de superficie a nivel local, reduciendo la de maíz, valores por encima de U$S 250/TN deberían ser cubiertos, considerar ventas a futuro, y buscar flexibilidad a la suba a través de opciones PUT y CALL.
Seguiremos analizando trigo y maíz las próximas semanas, con un apartado especial en trigo, ante las amenazas de falta de lluvias en el norte argentino, y centro-norte de Córdoba, zonas que concentran el 25% de la superficie sembrada de trigo en el país.

Conclusiones: Analicemos costos productivos, licuación de costos de estructura, poniendo por delante un rango de precios del saldo de soja 17/18 entre, U$S 250 y 270/TN, considerando un muy bajo saldo de soja disponible en el físico, pero limitaciones de la industria y exportación de ofrecer mayor valor, por estar a nivel local muy por encima de los precios internacionales, siendo entonces caros y poco competitivos.
Respecto a la soja 18/19, considerar a casi 9 meses de mayo 2019, un rango de precios mínimos entre U$S 245 y 255/TN, y recalcular pisos de precio de cada empresa, para cubrirlos usando las herramientas comerciales disponibles.
Tenemos a la vista las nuevas reglas de juego, es posible que el panorama de corto y mediano plazo se estabilice, lo que no solo involucra la macroeconomía local, sino además la internacional, que condiciona los precios de nuestros granos.
Nuestras ventas son en Dólares, siendo el tipo de cambio una variable de ajuste menos para nuestros cálculos, pero las retenciones se irán modificando según evolucione nuestro PESO. Más que nunca revisar nuestros precios de indiferencia, nuestra rentabilidad objetivo, y cubrirnos de potenciales bajas, habilitando vías de escape para aprovechar subas.
Barajar y dar de nuevo, no cerrar precios hacia el año que viene, pero sí proteger mínimos, con flexibilidad a la suba.

 
Ing. Agr. Marianela De Emilio
INTA AER Las Rosas
03471-15556108

marianelasabrina@hotmail.com

Informes anteriores