Informe de Economía y Negocios

NOS AUSPICIAN

El dólar y la coyuntura económica.

El dólar es el termómetro del sentimiento de la economía. Cuando los inversores se sienten amenazados por el escenario económico se refugian en el dólar, y cuando ven el cielo despejado atesoran pesos a tasa de interés. ¿A cuanto estaría el dólar a fin de marzo?

En los meses de febrero y marzo no se avizora en el escenario económico un alto atesoramiento de moneda extranjera. Por el contrario, se observa una suba de los depósitos a plazo fijo en $ y dólares. Las colocaciones que realiza el gobierno nacional de letes al 4,5% anual son un éxito, inclusive las que vencen cerca de las elecciones presidenciales. El Boncer 2020 que tiene una tasa de interés que ajusta por inflación, es altamente demandado. Estas son buenas noticias, ya que le dan liquidez al tesoro nacional, y acrecientan el stock de dólares en manos del Estado.

El Banco Central tiene reservas pro U$S 69.000 millones, y con el desembolso del FMI de la semana próxima podrían subir a U$S 80.000 millones. El campo comenzara a exportar maíz y soja, son dólares que llegaran al país a calmar la sed de divisas de muchos especuladores.
En síntesis, no hay motivos para esperar que el peso se siga devaluando. Los bonos argentinos rinden el 14% anual en dólares, es el caso del Bonar 2024 y el DICA con vencimiento en el año 2033. Todos los partidos que compiten en la carrera electoral, incluido el Kirchnerismo, han declarado que respetaran el pago de la deuda privada, aunque renegociaran con el FMI el cronograma de vencimientos de pago. En ningún caso se habla de default o cesación de pagos de la deuda argentina.

Recordemos que la deuda argentina asciende a U$S 307.000 millones, pero solo U$S 143.000 millones es exigible en manos de privados, un monto muy bajo para que argentina entre en cesación de pagos, y eche por tierra toda su reputación internacional, quedando por fuera de todo tipo de financiamiento. Sería un suicidio brutal.

Con un gran caudal de dólares en las reservas, una base monetaria controlada, altas tasas de interés, y un ingreso de dólares de la exportación de maíz y soja, no hay en el horizonte posibilidades de una gran devaluación del signo monetario. Si a esto le sumamos que el escenario recesivo se agrava por una inflación que prepararía al 10% en el primer trimestre, creemos que hay poco margen para que haya una corrida de pesos hacia el dólar.

Es en este escenario que observamos con muy buenos ojos tomar posición en bonos argentinos en dólares que muestran rendimientos muy atractivos. Por ejemplo, el Bonar 2020 es un bono que vence el 8 de octubre de 2020. Invertis U$S 99 y en 19 meses recuperas U$S 116, con un rendimiento del 11,8% anual reinvirtiendo los cupones de interés que vas cobrando. Es cierto que tenes que pagar el impuesto a la renta financiera que es el 15% de los intereses cobrados, y disminuye la tasa de rentabilidad, pero es una muy buena opción en tiempos de incertidumbre financiera.

Respecto a las acciones, han llegado muchos balances a la bolsa, la mayoría muy buenos, el problema no es la rentabilidad de las compañías, lo que sucede es que muchas de ellas están altamente valorizadas. Otras como el caso de los bancos, muestran balances muy buenos, pero no sabemos si podrán sostener en el tiempo dichas utilidades, ya que provienen de instrumentos como las leliq que no creemos que mantenga una tasa tan atractiva en el tiempo. Más aún, los bancos tienen a partir de marzo limitada la inversión en leliq a una vez el patrimonio.

Conclusión


1) No vemos que el dólar siga en un recorrido alcista, esperamos un valor cercano a $ 42 para fin de mes, la oferta de dólares de la exportación, la alta tasa de interés en $, la escasa liquidez y a la recesión lo mantendrán a raya durante el mes en curso.

2) Las tasas de interés en pesos en los bancos treparon a niveles del 40% anual, pero no creemos que suban mucho más a pesar de que las leliq pagan el 62% anual. Las leliq están limitadas a un determinado monto, y los bancos toman dinero en el mercado para prestarle a otro particular, si la tasa sube cae la demanda de crédito y no tiene sentido pagar una alta tasa de interés.


3) Se comienza a observar una lenta dolarización de los plazos fijos. La tasa de inflación par el año 2019 se proyecta en el 36% anual, con una inflación del 10% para le primer trimestre del año. Toda vez que la tasa de plazo fijo baje a niveles del 36% anual, habrá tensión en la negociación de los plazos fijos, y un proceso de dolarización de carteras. 

4) Por el momento las acciones lucen muy bien valuadas, sin que se avizore la posibilidad de une escenario alcista en el corto plazo.

5) La mejor inversión pasa por los bonos en dólares, ya sea los de corto plazo como el Bonar 2020, mediano plazo como el Bonar 2024 o largo plazo como el DICA. Lo ideal sería una cartera con un 40% en Bonar 2020, 35% en Bonar 2024 y 25% en Dica. Cobras renta en abril, mayo, junio, octubre, noviembre y diciembre, casi un Fondo Común de Inversión en tu propia mano.

 Invita a un amigo a suscribirse gratis en www.salvadordistefano.com.ar
 
Seguinos en el twitter oficial @salvadistefano  
 

Informes anteriores