El Mundo y los Negocios

NOS AUSPICIAN

La Semana en Wall Street

El fin del verano y la vuelta a la rutina culminó la semana pasada con la creación de 201.000 puestos de trabajo en agosto en Estados Unidos, una cifra que superó ligeramente las expectativas del consenso del mercado que esperaba alrededor de 190.000 empleos más. Sin embargo, mientras la tasa de paro se mantuvo inamovible en el 3,9%, mínimos de los últimos 18 años, y las revisiones de los dos meses anteriores borraron cerca de 50.000 trabajos, la sorpresa llegó del repunte experimentado por los salarios. 
 
Con 10 centavos más a la hora, el incremento mensual fue del 0,4% lo que impulsó la tasa de crecimiento en la inflación salarial anual hasta el 2,9%, dos decimas más de lo registrado en julio. Su nivel más alto desde 2009. “El crecimiento salarial está mejorando después de que los empleadores tengan cada vez más problemas para encontrar trabajadores”, explica Sarah House, economista de Wells Fargo Securities. 
 
Desde su punto de vista, aunque éste sigue siendo más débil que el ritmo registrado en ciclos anteriores, el avance está mejorando y el crecimiento salarial toca su mayor nivel de la expansión económica en curso, hoy en día la segunda más larga de la historia. Esta situación generó inicialmente cierto desasosiego en el mercado, ya que la situación avala las próximas subidas de tipos por parte de la Reserva Federal. 
 
En estos momentos, ya está por descontado que Jerome Powell y sus chicos elevarán el precio del dinero en otros 25 puntos básicos el próximo 26 de septiembre, cuando culmine su reunión de dos días sobre política monetaria. De materializarse este incremento, las tasas se moverán ya entre el 2% y el 2,25%. 
 
Para el último encuentro del año, que terminará el próximo 19 de diciembre, también se descuenta otra subida más, que elevará los tipos de interés federales hasta el rango del 2,25% y el 2,50%. Aún así, la desconexión se produce a partir del próximo año, cuando el consenso, según el indicador FedWatch que elabora la Chicago Mercantile Exchange, no ve los tipos más allá del rango del 2,50% y el 2,75%. 
 
"Dentro del contexto de aumento de la inflación, este es un informe laboral equivalente a Cenicienta para los halcones de la Fed”, destaca James Ingram, gestor de MB Capital, haciendo referencia a los altos funcionarios del banco central que apoyan una política monetaria más dura a este lado del Atlántico. 
 
Precisamente, esta semana conoceremos datos de inflación. El consenso espera un avance del 0,3% que llevaría la tasa interanual hasta el 2,8%, una décima por debajo de lo registrado en julio. En el caso de la inflación subyacente, el avance debería ser del 0,2%, con el cúmulo anual en el 2,4%. Cualquier cifra por encima de estas referencias seguirá despertando posibles tensiones en el mercado por el repunte de los precios a este lado del Atlántico. 

Quizás, después de los datos de inflación, la próxima referencia macro más importante serán las ventas minoristas de agosto, con el consenso barajando un incremento del 0,5%. Paralelamente, también conocemos datos de producción industrial (con las expectativas descontando un avance del 0,3%) y el Índice de Precios de Producción, cuya subida debería rondar el 0,2%. A ellos hay que sumar el crédito del consumidor, los JOLTS, inventarios al por mayor o el optimismo de las pequeñas empresas. Por último, se dará a conocer el Sentimiento del Consumidor de la Universidad de Michigan, que debería mantenerse en el entorno del 96,2.

 

Informes anteriores