El Mundo y los Negocios

NOS AUSPICIAN

Esta semana en Wall Street

La semana arranca con las miras puestas en el frente comercial. Funcionarios estadounidenses tienen previsto visitar a Pekín para reanudar las negociaciones entre EEUU y China. Esta sería la primera reunión en persona desde que el presidente Donald Trump y su homólogo chino Xi Jinping acordasen una tregua comercial a finales del año pasado al margen de la cumbre del G-20 en Buenos Aires, Argentina. En dicho encuentro, los líderes acordaron un alto el fuego temporal, en el que Trump suspendió su decisión de imponer aranceles más altos a las importaciones chinas.

Los temores sobre el impacto de la guerra comercial en curso han aumentado en los primeros compases del año tras los decepcionantes datos económicos de la segunda economía más grande del mundo y el profit warning de Apple. La advertencia del fabricante del iPhone, en particular, exacerbó las preocupaciones sobre la salud de la economía mundial.

Fuera del frente comercial, las actas de la última reunión de política monetaria de diciembre centrarán el miércoles la atención del mercado. En dicho encuentro el Comité Federal de Mercados Abiertos (FOMC, por sus siglas en inglés) optó por elevar las tasas de interés por cuarta vez en 2018, pero señaló solo dos aumentos de tasas este año.

Si bien es probable que los inversionistas examinen detenidamente las actas, los comentarios probablemente hayan expirado después de los comentarios del presidente de la Fed, Jay Powell, durante una mesa redonda en Atlanta el pasado viernes, cuando reconoció que la Fed será “paciente y flexible” a  la hora de subir tipos. 

Powell hablará en el Club Económico de Washington, DC, el jueves, y es probable que esto atraiga la mayor atención del mercado.

En el frente de los datos macro que se publican esta semana, los inversores estarán atentos a los precios al consumidor el viernes en busca de señales de que la inflación se está recuperando y las implicaciones que esto podría tener en la política de la Fed.

Se prevé que los precios al consumidor en general disminuyan un 0,1 por ciento mes a mes (la primera desaceleración en nueve meses) y suban un 1,9 por ciento interanual. La inflación subyacente, que deja de lado los alimentos y la gasolina, habría subido un 0,2% mensual y un 2,2% anual.

 

Informes anteriores