El Mundo y los Negocios

NOS AUSPICIAN

EL MERCADO ESTA SEMANA

 
Entramos al siempre temido mes de octubre bajo el entendimiento de que los mega ajustes bursátiles se han producido en dicho período generando posteriormente desavenencias macroeconómicas mundiales que requirieron esfuerzos monetarios titánicos por parte de los bancos centrales para restaurar los fundamentos económicos mundiales. Sin embargo, este mes también pasará a la historia no sólo porque los principales índices accionarios estadounidenses siguen trepando secuencialmente día a día sin que por ahora haya ningún temor de que haya un desajuste por parte de la comunidad sino que partimos el mes con la mayor matanza en el país que dejó a 59 fallecidos y más de 500 heridos en Las Vegas, Nevada seguido por la introducción del recorte del balance por parte de la Reserva Federal dando paso a la mayor venta mensual de automóviles en el mes de septiembre para marcar la menor tasa de desempleo en la post crisis (4.2%) cerrando la semana con un desajuste en la creación de empleo (-33 mil) producto de los huracanes que azotaron al país el mes anterior.

Habiendo señalado aquello la mayoría de los datos macroeconómicos relacionadas a la actividad económica dan fe de que hay una recuperación sincronizada mundial donde aparentemente ni una potencial alza de tasas en Estados Unidos ni el recorte mensual del balance financiero de la FED de US$10 mil millones que empezó a regir desde el lunes pasado podrán descarrilar la tracción que lleva dicho dinamismo. Por otro lado, tras casi un año de estarnos haciendo la pregunta acerca de la inflación salarial en el país, este viernes pasado vimos como los salarios medidos por hora repuntaron hacia 2.9% desde 2.5% superando cualquier expectativa que se haya plasmado de antemano. Aquello inmediatamente hizo que los agentes de mercado le asignasen casi un 90% de probabilidad de que el instituto emisor procederá con una última alza en la tasa de política monetaria en diciembre planteado otras tres alzas de 25 puntos base cada una durante el año 2018. Todo esto se plasmó en un repunte generalizado permitiendo que el Dow cerrase en 22,774 puntos, el S&P 500 en 2,549 puntos y el Nasdaq lo hiciese en 6,590 puntos con la tasa soberana a 10 años encontrando pivote en 2.35%. Por su parte los commodities sufrieron direccionamientos opuestos en estos primeros días del cuarto trimestre con el precio del oro cediendo rápidamente hacia US$49 el barril a pesar de los acuerdos alcanzados por parte del Premier ruso Vladimir Putin y el Rey saudí Salman bin Abdulaziz donde ambos reiterasen sus compromisos para cumplir con el recorte de producción hasta entrado el año siguiente. Por su parte el precio del oro mostró poca variación cerrando en US$1,278 la onza mientras que el cobre, producto del dinamismo exhibido en Asia particularmente, repuntó hacia US$3.02 la libra.

En el frente internacional el Banco Central de Europea habría delineado que continuarán inyectando liquidez a su economía regional durante el 2018 del orden de otros US$240 mil millones mientras que en el Reino Unido se puso en duda la continuidad de la Premier Theresa May tras algunos disidentes dentro de su mismo gabinete expresasen su molestia de como se viene negociando con la Comunidad Europea. Por su parte en Brasil la inflación de septiembre cerró en 2.5% muy por debajo del rango medio de 4.5% que tiene el instituto emisor brasileño. Por el lado político, en Estados Unidos el partido Republicano, por primera vez de que asumiese Trump la presidencia del país, hace casi un año atrás, logró un acuerdo, sin apoyo del partido Demócrata, para aprobar en primera instancia el presupuesto fiscal 2018. Con ello haciendo factible un acuerdo consensuado para la rebaja de impuestos.

Esta semana partirá mañana con muy baja liquidez ya que el sistema bancario estadunidense estará cerrado celebrando “Columbus Day” aun cuando los mercados bursátiles continuarán operativos. No obstante, ya desde mañana todo girará en torno a los resultados trimestrales donde el mercado estima que las ventas se expandirán del orden de 5% y las utilidades lo harán del orden de 2.8% en relación a igual trimestre del año anterior. Estos, como suele ocurrir, partirán con los resultados de Blackrock, Citigroup, JP Morgan Chase, Bank of America, PNC Financial Services y Wells Fargo de manera secuencial a partir del miércoles 11 de octubre hasta el viernes 13 de octubre. Ya varios de ellos nos han mencionado que las utilidades provenientes de sus carteras propietarias dejaran mucho que desear dada la baja volatilidad que han demostrado las distintas clases de activos durante el tercer trimestre del año.

En Estados Unidos también se publicarán las actas de la última reunión de la Reserva Federal (FED) dando paso luego a los datos de inflación general y al productor del mes anterior conjuntamente con las ventas retail y el sentimiento del consumidor. En la Euro Zona primará la lectura de producción industrial mientras que en Alemania también se conocerá la producción industrial y se ratificará el dato de inflación. En el Reino Unido se determinará si es que Theresa May logra políticamente mantenerse en el poder tras una inusual intervención pública el pasado miércoles. En China se conocerán los datos de comercio internacional dando paso la semana subsiguiente a los datos de inflación, actividad económica y PIB fijando el marco para el concilio quinquenal del Partido Comunista.  Finalmente, los agentes de mercado estarán analizando los destrozos que dejó el huracán Nate que se formó en el Golfo de México llevando al cierre de un sin número de plataformas petroleras.

Para muchos el dato de creación de empleo estadounidense, del mes de septiembre, no debiese generar ruido alguno a pesar de que se registró la primera destrucción de empleo mes (-33 mil) desde mediados de agosto del año 2010. Ello porque una vez que se disipe el impacto transitorio de los huracanes Harvey e Irma el dato nuevamente promediará los 176 mil nuevos empleos por mes que viene generando la economía en lo que llevamos del año. Sin embargo, ya tenemos la tasa de desempleo (4.2%) más bajo desde principios del año 2001 y por primera vez vimos un salto discrecional en la inflación salarial justificando finalmente las decisiones que viene argumentando la FED desde principios de año. Además, esta semana también veremos el impacto sobre los datos de inflación tras que viésemos, el mes anterior, un repunte en el precio promedio de las gasolinas del orden de 20% para luego registrar un alza de casi 12% en el precio del petróleo. No obstante, hasta el viernes pasado no había ningún indicio formal que nos permita concluir que la economía sufrió ningún tipo de shock externo producto de los huracanes Harvey e Irma ya que la lectura de ISM de servicios trepó hasta 59.8 puntos desde 55.3 puntos sumándose a la extraordinaria cifra de ventas automotrices del mes anterior de 18.6 millones alcanzando la mayor lectura de la post crisis. Algunos argumentarán que el dato de empleo de ADP de sólo 135 mil fue el primer reflejo de dicho impacto sobre la economía seguido por la destrucción de empleo el mes anterior y que el PMI de servicios de 55.3 puntos (desde 56) demuestran que la economía finalmente se vio impactada. Ya en la semana tendremos algunas intervenciones verbales de distintos miembros de la FED argumentando de que la economía sigue en buen pie y con direccionamiento adecuado para seguir implementando el proceso de normalización monetaria. Finalmente, en la semana el Congreso aprobó la asignación de Randal Quarles dentro de la Reserva Federal con ello mandando un mensaje de que se viene un proceso de desregulación financiera en los próximos años siendo éste el primer designado por el Presidente Trump en pos de dicho cometido. 

Por su parte las autoridades del Banco Central Europeo dictaminaron, a través de sus actas publicadas ayer, que se encuentran formalmente evaluando el término de su programa de liquidez a partir del año 2018. La discusión que se estaría llevando contempla tanto montos como plazos donde se estaría barajando dos opciones que incluye una rebaja de €60 mil millones hacia €40 mil millones por síes meses o alternativamente una rebaja hacia €20 mil millones extendiendo el programa durante todo el año siguiente. En ambos casos el monto que estaría dispuesto a extender no sería más €240 mil millones durante el año siguiente bajo el entendimiento que la economía europea va viento en popa y hay indicios de un naciente proceso inflacionario de segunda ronda.

En el Reino Unida la Premier inglesa, Theresa May, entregó un discurso que dejó a su partido preocupado y consternando ya que para algunos tuvo poca coherencia política dadas las negociaciones que se están llevando a cabo con la Comunidad Europea. Ya durante el fin de semana pasado, a través de medios de prensa, algunos miembros del gabinete ministerial de May argumentaron en contra de la manera que se estaba conduciendo el proceso del Brexit. Daría la impresión que éstos mismos vienen señalando que May no estaría en condiciones de seguir liderando el proceso en particular por la garrafal decisión de llamar a elecciones parlamentarias que permitiesen el fortalecimiento de la oposición durante el periodo estival.

Entre medio el PMI de servicios en India repuntó hacia fase expansiva cerrando el mes en 50.7 puntos (desde 47.5 puntos) ratificando que el impacto de la reforma tributaria tuvo una incidencia transitoria aun cuando ayer el Banco Central de India proyectó una menor tasa de crecimiento para el año.

Finalmente, el precio del petróleo no logró mantener los US$50 el barril a pesar del empuje que le dieron Arabia Saudita y Rusia donde ambos reiteraron su cometido en “estabilizar” el precio del crudo a nivel mundial asegurándose que sus contrapartes mantengan las cuotas de producción alcanzadas hace un año atrás y que podrían extenderse hasta finales del 2018. Los comentarios realizados por el Rey saudí Salman bin Abdulaziz y el Premier ruso Vladimir Putin se dieron en el contexto de la primera visita oficial por parte de la autoridad saudí a suelo ruso donde se firmaron una serie de acuerdos de colaboración energética conjunta siguiendo casi el mismo protocolo con Trump hace un par de meses atrás.

Entramos al siempre temido mes de octubre bajo el entendimiento de que los mega ajustes bursátiles se han producido en dicho período generando posteriormente desavenencias macroeconómicas mundiales que requirieron esfuerzos monetarios titánicos por parte de los bancos centrales para restaurar los fundamentos económicos mundiales. Sin embargo, este mes también pasará a la historia no sólo porque los principales índices accionarios estadounidenses siguen trepando secuencialmente día a día sin que por ahora haya ningún temor de que haya un desajuste por parte de la comunidad sino que partimos el mes con la mayor matanza en el país que dejó a 59 fallecidos y más de 500 heridos en Las Vegas, Nevada seguido por la introducción del recorte del balance por parte de la Reserva Federal dando paso a la mayor venta mensual de automóviles en el mes de septiembre para marcar la menor tasa de desempleo en la post crisis (4.2%) cerrando la semana con un desajuste en la creación de empleo (-33 mil) producto de los huracanes que azotaron al país el mes anterior.

Habiendo señalado aquello la mayoría de los datos macroeconómicos relacionadas a la actividad económica dan fe de que hay una recuperación sincronizada mundial donde aparentemente ni una potencial alza de tasas en Estados Unidos ni el recorte mensual del balance financiero de la FED de US$10 mil millones que empezó a regir desde el lunes pasado podrán descarrilar la tracción que lleva dicho dinamismo. Por otro lado, tras casi un año de estarnos haciendo la pregunta acerca de la inflación salarial en el país, este viernes pasado vimos como los salarios medidos por hora repuntaron hacia 2.9% desde 2.5% superando cualquier expectativa que se haya plasmado de antemano. Aquello inmediatamente hizo que los agentes de mercado le asignasen casi un 90% de probabilidad de que el instituto emisor procederá con una última alza en la tasa de política monetaria en diciembre planteado otras tres alzas de 25 puntos base cada una durante el año 2018. Todo esto se plasmó en un repunte generalizado permitiendo que el Dow cerrase en 22,774 puntos, el S&P 500 en 2,549 puntos y el Nasdaq lo hiciese en 6,590 puntos con la tasa soberana a 10 años encontrando pivote en 2.35%. Por su parte los commodities sufrieron direccionamientos opuestos en estos primeros días del cuarto trimestre con el precio del oro cediendo rápidamente hacia US$49 el barril a pesar de los acuerdos alcanzados por parte del Premier ruso Vladimir Putin y el Rey saudí Salman bin Abdulaziz donde ambos reiterasen sus compromisos para cumplir con el recorte de producción hasta entrado el año siguiente. Por su parte el precio del oro mostró poca variación cerrando en US$1,278 la onza mientras que el cobre, producto del dinamismo exhibido en Asia particularmente, repuntó hacia US$3.02 la libra. 

En el frente internacional el Banco Central de Europea habría delineado que continuarán inyectando liquidez a su economía regional durante el 2018 del orden de otros US$240 mil millones mientras que en el Reino Unido se puso en duda la continuidad de la Premier Theresa May tras algunos disidentes dentro de su mismo gabinete expresasen su molestia de como se viene negociando con la Comunidad Europea. Por su parte en Brasil la inflación de septiembre cerró en 2.5% muy por debajo del rango medio de 4.5% que tiene el instituto emisor brasileño. Por el lado político, en Estados Unidos el partido Republicano, por primera vez de que asumiese Trump la presidencia del país, hace casi un año atrás, logró un acuerdo, sin apoyo del partido Demócrata, para aprobar en primera instancia el presupuesto fiscal 2018. Con ello haciendo factible un acuerdo consensuado para la rebaja de impuestos.

Esta semana partirá mañana con muy baja liquidez ya que el sistema bancario estadunidense estará cerrado celebrando “Columbus Day” aun cuando los mercados bursátiles continuarán operativos. No obstante, ya desde mañana todo girará en torno a los resultados trimestrales donde el mercado estima que las ventas se expandirán del orden de 5% y las utilidades lo harán del orden de 2.8% en relación a igual trimestre del año anterior. Estos, como suele ocurrir, partirán con los resultados de Blackrock, Citigroup, JP Morgan Chase, Bank of America, PNC Financial Services y Wells Fargo de manera secuencial a partir del miércoles 11 de octubre hasta el viernes 13 de octubre. Ya varios de ellos nos han mencionado que las utilidades provenientes de sus carteras propietarias dejaran mucho que desear dada la baja volatilidad que han demostrado las distintas clases de activos durante el tercer trimestre del año.

En Estados Unidos también se publicarán las actas de la última reunión de la Reserva Federal (FED) dando paso luego a los datos de inflación general y al productor del mes anterior conjuntamente con las ventas retail y el sentimiento del consumidor. En la Euro Zona primará la lectura de producción industrial mientras que en Alemania también se conocerá la producción industrial y se ratificará el dato de inflación. En el Reino Unido se determinará si es que Theresa May logra políticamente mantenerse en el poder tras una inusual intervención pública el pasado miércoles. En China se conocerán los datos de comercio internacional dando paso la semana subsiguiente a los datos de inflación, actividad económica y PIB fijando el marco para el concilio quinquenal del Partido Comunista.  Finalmente, los agentes de mercado estarán analizando los destrozos que dejó el huracán Nate que se formó en el Golfo de México llevando al cierre de un sin número de plataformas petroleras.

Para muchos el dato de creación de empleo estadounidense, del mes de septiembre, no debiese generar ruido alguno a pesar de que se registró la primera destrucción de empleo mes (-33 mil) desde mediados de agosto del año 2010. Ello porque una vez que se disipe el impacto transitorio de los huracanes Harvey e Irma el dato nuevamente promediará los 176 mil nuevos empleos por mes que viene generando la economía en lo que llevamos del año. Sin embargo, ya tenemos la tasa de desempleo (4.2%) más bajo desde principios del año 2001 y por primera vez vimos un salto discrecional en la inflación salarial justificando finalmente las decisiones que viene argumentando la FED desde principios de año. Además, esta semana también veremos el impacto sobre los datos de inflación tras que viésemos, el mes anterior, un repunte en el precio promedio de las gasolinas del orden de 20% para luego registrar un alza de casi 12% en el precio del petróleo. No obstante, hasta el viernes pasado no había ningún indicio formal que nos permita concluir que la economía sufrió ningún tipo de shock externo producto de los huracanes Harvey e Irma ya que la lectura de ISM de servicios trepó hasta 59.8 puntos desde 55.3 puntos sumándose a la extraordinaria cifra de ventas automotrices del mes anterior de 18.6 millones alcanzando la mayor lectura de la post crisis. Algunos argumentarán que el dato de empleo de ADP de sólo 135 mil fue el primer reflejo de dicho impacto sobre la economía seguido por la destrucción de empleo el mes anterior y que el PMI de servicios de 55.3 puntos (desde 56) demuestran que la economía finalmente se vio impactada. Ya en la semana tendremos algunas intervenciones verbales de distintos miembros de la FED argumentando de que la economía sigue en buen pie y con direccionamiento adecuado para seguir implementando el proceso de normalización monetaria. Finalmente, en la semana el Congreso aprobó la asignación de Randal Quarles dentro de la Reserva Federal con ello mandando un mensaje de que se viene un proceso de desregulación financiera en los próximos años siendo éste el primer designado por el Presidente Trump en pos de dicho cometido. 

Por su parte las autoridades del Banco Central Europeo dictaminaron, a través de sus actas publicadas ayer, que se encuentran formalmente evaluando el término de su programa de liquidez a partir del año 2018. La discusión que se estaría llevando contempla tanto montos como plazos donde se estaría barajando dos opciones que incluye una rebaja de €60 mil millones hacia €40 mil millones por síes meses o alternativamente una rebaja hacia €20 mil millones extendiendo el programa durante todo el año siguiente. En ambos casos el monto que estaría dispuesto a extender no sería más €240 mil millones durante el año siguiente bajo el entendimiento que la economía europea va viento en popa y hay indicios de un naciente proceso inflacionario de segunda ronda.

En el Reino Unida la Premier inglesa, Theresa May, entregó un discurso que dejó a su partido preocupado y consternando ya que para algunos tuvo poca coherencia política dadas las negociaciones que se están llevando a cabo con la Comunidad Europea. Ya durante el fin de semana pasado, a través de medios de prensa, algunos miembros del gabinete ministerial de May argumentaron en contra de la manera que se estaba conduciendo el proceso del Brexit. Daría la impresión que éstos mismos vienen señalando que May no estaría en condiciones de seguir liderando el proceso en particular por la garrafal decisión de llamar a elecciones parlamentarias que permitiesen el fortalecimiento de la oposición durante el periodo estival.

Entre medio el PMI de servicios en India repuntó hacia fase expansiva cerrando el mes en 50.7 puntos (desde 47.5 puntos) ratificando que el impacto de la reforma tributaria tuvo una incidencia transitoria aun cuando ayer el Banco Central de India proyectó una menor tasa de crecimiento para el año.

Finalmente, el precio del petróleo no logró mantener los US$50 el barril a pesar del empuje que le dieron Arabia Saudita y Rusia donde ambos reiteraron su cometido en “estabilizar” el precio del crudo a nivel mundial asegurándose que sus contrapartes mantengan las cuotas de producción alcanzadas hace un año atrás y que podrían extenderse hasta finales del 2018. Los comentarios realizados por el Rey saudí Salman bin Abdulaziz y el Premier ruso Vladimir Putin se dieron en el contexto de la primera visita oficial por parte de la autoridad saudí a suelo ruso donde se firmaron una serie de acuerdos de colaboración energética conjunta siguiendo casi el mismo protocolo con Trump hace un par de meses atrás.
 

Informes anteriores