El Mundo y los Negocios

NOS AUSPICIAN

Adaptándose a la Realidad

A partir de mañana y hasta el próximo jueves los bancos centrales de las principales economías desarrolladas estarán discutiendo acerca de los pasos que continuarán dando en lo que resta del año cada uno buscando cumplir con las metas que tienen por delante, sabiendo que en algunos casos están en “zero bound”, y los crecimientos económicos siguen siendo anémicos y gran parte de ellos mostrando incipientes presiones inflacionarias que faltará saber si tienen un componente transitorio o permanente. 


Partiremos con el Banco Central Europeo (BCE) quien seguramente tendrá una contienda interna liderada por las autoridades monetarias alemanas, cuya economía viene creciendo prácticamente a pleno empleo. Posterior a ello tendremos a la Reserva Federal (FED) estadounidense quien encontrará el momento propicio para otra alza de tasa en 25 puntos simplemente porque el mercado le viene asignando una probabilidad de alza que supera el 85% en la reunión que terminará con la exposición de su Presidenta, Janet Yellen, argumentando seguramente por dos alzas más de tasa de interés antes de que la inflación subyacente se le vaya escapando. En Japón, el Banco Central (BOJ) también se encontrará dividido ya que aquellos que quieren continuar inyectando mayor liquidez dada la mejoría que vienen registrando los datos de inflación. Sin embargo, dentro del Comité del BOJ hay otro campamento que  viene argumentando que ahora es tiempo de que el gobierno prepare otro programa fiscal que permita apoyar el andamiaje de la economía. Terminaremos también el 1 de marzo conociendo la decisión del Banco Central de Inglaterra (BOE), el cual se encuentra frente a una economía que se vienen relenteciendo durante el primer trimestre del año. Ello en parte por el prolongado y extendido proceso político que se viene desarrollando previo a la discusión más álgida que habrá con las autoridades políticas europeas una vez que se haya ejercido el Articulo 50 de divorcio formal de la Comunidad Europea. 

Por su parte las autoridades monetarias chinas, una vez conocidas las cifras de inflación del mes de febrero, mañana por la noche, también estarán determinando como proceder bajo un contexto donde la inflación al productor va al alza considerablemente más rápido de lo que todos hubiesen pensando. A ello se suma todo el ambiente político que se va forjando partiendo por la enredada política económica que ha optado por ejercer el entrante Presidente Trump. En Europa habrá elecciones en Holanda la próxima semana seguidas por una campaña política francesa, casi circense, donde la centro derecha no encuentra candidato. Por su parte en Japón el gobierno de Shinzo Abe tratará de desplegar reformas por ahí sin éxito dejando cualquier cambio profundo para su tercer mandato presidencial que estaría empezando el 2018. Adicionalmente, daría la impresión, de los comentarios energéticos de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, y el encargado ruso, Alexander Novak, de que existe compromiso mutuo de mantener el recorte de producción petrolera para así sustentar un precio que pivotea en torno a US$53 el barril. 

El jueves por la mañana el Presidente del BCE, Mario Draghi, no tendrá un cometido tan fácil de mantener una política monetaria ultra expansiva comprando, a partir del mes de abril, €60 mil millones mensuales en instrumentos de renta fija regional dado que la inflación general se ha encumbrado hacia 2%. Sin embargo, puede que Draghi argumente que dada la falta de claridad política y fiscal no sería un buen momento para recortar los programas de liquidez extraordinarios poniendo en riesgo la recuperación macroeconómica que viene registrando la economía. Además, el mandatario podrá señalar que la economía sigue necesitando apoyo monetario ya que algunas de las entidades bancarias, como Unicredit y Deutsche Bank, siguen requiriendo capital fresco poniendo en riesgo el otorgamiento de crédito regional. El mandatario tendrá que danzar hábilmente a través de estos temas para evitar un desanclaje de tasas como el registrado en Francia hace un par de semanas atrás. 

En Estados Unidos Yellen tendrá que fijar rumbo para la política monetaria bajo un escenario donde el gobierno formalmente ha delineado un mayor gasto fiscal en infraestructura y defensa conjuntamente con un recorte de impuestos que sería planteado al Congreso en las próximas semanas. Dado el anuncio de una reprogramación del programa de salud de Obamacare en las últimas horas por el partido republicano, daría la impresión que el recorte será un tema del segundo semestre y los programas de mayor gasto quedarán para entrado el 2018. Por ende la calendarización del programa de Trump jugará un rol en la evolución de la política monetaria del país sabiendo que la FED tiene todo el interés de subirla esta siguiente semana hacia 1% y luego dos veces más en 25 puntos cada una para cerrar el año con una tasa de 1.5%. El argumento, sin embargo, que planteará la mandataria será que toda decisión será dato dependiente. 

En Japón, es de esperar que no haya cambio alguno en la política monetaria ya que el BOJ viene adoptando medidas intermedias. Hace un par de semanas atrás anunció un cambio en su programa de compras de deuda soberana con el afán de anclar la tasa a 10 años en cero, algo que ha sido hasta la fecha esquivo ya que no lo han podido bajar más allá de 5 puntos base. Con la inflación general aun en 0.4% y la subyacente en 0.2% tampoco hay espacio para dar paso hacia atrás con la inyección de liquidez. 
 
Finalmente, en el Reino Unido, una vez conocido el presupuesto de la nación en las próximas horas, el BOE delineará el siguiente paso donde hay aquellos que esperan un recorte adicional de tasas en 20 puntos base (desde el actual 0.25%) siguiendo los pasos del BCE en su momento. Ello para estimular una economía que se viene desacelerando, producto de la incertidumbre política que emana del Brexit.  En conclusión, en el mundo desarrollado los institutos emisores van forjando caminos cada vez más bifurcados cada uno adaptándose a su realidad económica, inflacionaria y política. 

 

Informes anteriores